Hoy llueve y recuerdo Buenos Aires

“Me digo que estoy triste y que la ciudad me conoce / en este breve viaje, mirándome y mirándola, / juntos ustedes y yo, / mientras repito estas palabras: / Desciendo aquí, señores. / Todavía hay esperanza” . …la Patria es esa baldosa que pisas… 

Porteño he sido expatriado por la fuerza en varias épocas. Instalado por voluntad ajena en otras tierras, me ha tocado sorprenderme en compañía, recordando y extrañando la sombrita de los jacarandáes dibujada en la vereda.

Obsesiones compartidas acompañaron al exilio.  La imagen recurrente de las baldosas a cuadritos me acompañaron siempre. Únicas, porteñas, a veces manchadas con las flores celestes, nos permitían recordar discutiendo allá lejos si en verdad son azules, celestes o de color lila como los ojos de alguna muchacha enamorada.

Otras veces, muchas, me ha golpeado la nostalgia y he recordado propiedad en lugares que sé que son ajenos. Por suerte los recuerdos no dejan para más tarde lo que pueden hacer hoy y se acumulan sin prisa y sin pausa sedimentando la vida que ha sido por suerte plena.

El recuerdo del asfalto lleno de tapitas de gaseosas, su olor en el verano, un pebete de crudo y queso, una quilmes, mucho antes el vermut y sus platitos -ya perdidos para siempre como la tertulia en el café de la esquina- y sobre todo la tormenta sorprendente que hace noche en un día de verano y nos refresca entre puteadas.

Como no recordar allá lejos y hace tiempo cuando en algún desierto pensábamos en grupo la lluvia en Buenos Aires en un día de mucho calor. Recuerdo a los imprescindibles que ya no están, cuando juntos pero lejos nos metíamos al cine, muchas veces, repetidamente, para ver “El Padrino”, entre otras cosas para escuchar-recordando con nostalgia- los truenos que evocaban las tormentas porteñas que nos estaban prohibidas y lejanas.  En Buenos Aires, “Hoy llueve mucho, mucho y pareciera que están lavando el mundo…”, decía Juan.

Y Corrientes, y sus cafés, y sus espacios de la mano de alguna cadera propicia juvenil y la esperanza.

Estoy embebido en esta ciudad que no me pertenece, que tiene librerías que no duermen, y como allá lejos y hace tiempo no logró matarme “dendeveras”, siempre es un regalo maravilloso que aún disfruto. La veo con los ojos nuevos de mis hijas, y aprendo a verla diferente. Buenos Aires es como una mujer bella que aparece menos bella la segunda vez que la vemos, pero es también como una mujer menos agraciada que se hace más aceptable cada vez.

París es una ciudad amante que se rinde ante tus caprichos pero que es volátil, Lima es sensual hasta el extremo pero hay quienes la llaman “La horrible”, aunque el vals le canta “Todos vuelven a la tierra en que nacieron, al embrujo incomparable de su sol, todos vuelven al rincón donde vivieron, donde acaso floreció más de un amor…”. Buenos Aires en cambio es como esas mujeres que nos eligen y elegimos para envejecer juntos, con ella compartimos todo lo que somos de verdad, lo malo y lo bueno.

Los argentinos como otros pueblos han sido y son un pueblo elegido aunque no logran darse cuenta de ello pues no aceptan la suma de la diversidad y prefieren la resta de resaltar la diferencia.

Condesa, si a usted esta ciudad la mata, para mi en cambio “es la muerte”(a la peruana). Pero también le digo, más por viejo que por sabio, que a ésta Buenos Aires se la aprecia más, como a los amores verdaderos, desde lejos, cuando ha pasado algo de tiempo y la distancia. Mucho más.

fraterno
js

Anuncios

Buenos Aires: libros impresos a demanda

gantman1_150x234shkl.jpgVía eblog veo que llega a Buenos Aires POD, (impresión a pedido) , una iniciativa que iniciamos en 1997 en Lima. En julio pasado, en este mismo blog doy cuenta de lo que hacen en Europa. Los empresarios que han traído esta novedad a Buenos Aires se han dado cuenta muy rápido de que varias industrias pueden encontrar nuevos modelos de negocio para aprovechar toda la potencialidad que trae internet para mejorar la la vida de la gente.

Buenos Aires Pod (Print on Demand) es una iniciativa de Capítulo Dos y Bibliográfika para editar libros por demanda , que se realizará en la Argentina entre el 16 y el 25 de noviembre.
La movida que tendrá lugar en la librería Capítulo Dos de Alto Palermo, bajo las siguientes características:

-Las convergencias de las nuevas tecnologías permitirá editar el libro bajo demanda de los lectores, búsqueda en catálogos virtuales y acceso a títulos de agotados en librerías.
-El proceso de impresión del libro bajo demanda lleva apenas 5 minutos y es presenciado por el lector.

Sigue leyendo “Buenos Aires: libros impresos a demanda”