Cinco advertencias de Perón a Montoneros que “anticiparon el accionar de la Triple A”

La cruzada adquiría por momentos rasgos tragicómicos.

La Policía Federal tomó por asalto un local al que califi caron como“centro de adoctrinamiento marxista” en Lanús, provincia de Buenos Aires, dirigido por Rodolfo Mattarollo y José Manuel Soriano, ambos redactores de la revista Nuevo Hombre. Bolivian President Evo Morales (L) holds The Union of South American Nations report given by Argentinean lawyer and chief of the UNASUR commission, Rodolfo Mattarollo during a ceremony at the presidential palace in La Paz, December 3, 2008. The UNASUR commission presented the Bolivian government conclusions of investigations on the September 11 strikes between farmer supporters of President Evo Morales and autonomy activists in Pando province. REUTERS/David Mercado (BOLIVIA)

Jose Soriano MateosOficialmente se informó que al llegar la policía los efectivos sorprendieron a unas veinte personas, “de ambos sexos, de 5 a 16 años de edad, que esperaban recibir las clases de adoctrinamiento”.En el local se secuestraron retratos de Marx, Lenin y el Che Guevara que “adornaban el aula”.

Libro

Un libro recién publicado compila 20 señales que Perón le fue enviando a la agrupación para demostrar una fuerte tesis: que la represión institucionalizada por López Rega tuvo antecedentes en el mismo General, y no sólo en el accionar de “el brujo”. Aquí, cinco de ellas.

Firmenich-Roberto-Framini-Archivo-Clarin_CLAIMA20150618_0186_28

Mario Firmenich, Roberto Quieto y Andrés Framini, de Montoneros. (Archivo Clarín)

 Mucho había cambiado en la Argentina el día que Juan Domingo Perón volvió al país luego del exilio. La relación con Montoneros, actor clave en la repatriación del líder, se fue tensando cada vez más en el tironeo con la vieja guardia sindical que ostentaba el carnet vitalicio del movimiento peronista.
El 17 de noviembre de 1972 el General se encontró con un país distinto, con niveles de violencia política actualizados a los tiempos que corrían. Y fue entonces cuando empezó a enviarle ciertos mensajes a aquellos jóvenes que habían posibilitado su propio regreso.

Perón y la Triple A, de Sergio Bufano y Lucrecia Teixidó, editorial Sudamericana, destaca “las 20 advertencias que Perón fue lanzando a Montoneros desde la vuelta al país hasta su muerte”. La hipótesis del libro es contundente: la Alianza Anticomunista Argentina -conocida como la Triple A- no fue una creación aislada del entonces ministro de Bienestar Social, José López Rega, sino una concepción que ya estaba en la cabeza de Perón.

Leé cinco extractos de las advertencias más fuertes del líder del justicialismo a los Montoneros:

I. Mantener a Montoneros lejos del Estado

Consciente de que el pedido de cordura y madurez solicitado desde España había caído en saco roto, y que la solicitud de mantenerse“dentro del mayor orden y tranquilidad” durante el acto de recibimiento terminó con numerosos muertos y heridos, Perón hizo una advertencia, la primera de las veinte que lanzó desde su llegada hasta el día de su muerte. Fue el 21 de junio de 1973, al día siguiente de su arribo a la Argentina y después de haber sido informado de los sucesos ocurridos en Ezeiza y de quiénes conformaban los dos bandos que participaron.

En ese, su primer discurso, tomó partido por quienes estaban en el palco oficial y dispararon sus armas contra los montoneros que intentaban copar la primera fila del palco. La advertencia fue explícita: “Los que ingenuamente piensan que pueden copar a nuestro Movimiento o tomar el poder que el pueblo ha reconquistado, se equivocan. Ninguna simulación o encubrimiento, por ingeniosos que sean, podrán engañar a un pueblo que ha sufrido lo que el nuestro. […] Por eso, deseo advertir a los que tratan de infiltrarse en los estamentos populares o estatales, que por ese camino van mal”. Montoneros había logrado una considerable participación en las administraciones nacionales y provinciales y a ellas se refería con el término infi ltración.

Los enemigos de afuera eran fácilmente identificables en su discurso: los imperialismos de uno y otro signo, los grandes monopolios internacionales, los capitales salvajes especuladores, entre otros. ¿Pero quiénes eran los enemigos de adentro? Faltaba identificarlos y Perón —un hombre astuto que sabía elegir las palabras— lo hizo expresamente para que no quedaran dudas: “Los peronistas tenemos que retornar a la conducción de nuestro Movimiento. Ponerlo en marcha y neutralizar a los que pretenden deformarlo desde abajo o desde arriba. Nosotros somos justicialistas. Levantamos una bandera tan distante de uno como de otro de los imperialismos dominantes […] No hay nuevos rótulos que califiquen a nuestra doctrina ni a nuestra ideología”.

La consigna de “patria socialista” coreada por Montoneros quedó al desnudo y el mensaje de Perón fue claro y directo a todos los argentinos.

 Ernesto-Guevara-Fidel-Castro-Habana_CLAIMA20150618_0277_18

II. Ni yanquis ni marxistas, peronistas

El 1° de octubre Perón pronunció un discurso ante los gobernadores de todo el país. Perón comenzó su discurso afirmando que “el asesinato del secretario de la Confederación General del Trabajo (José Ignacio Rucci) no es sino la culminación de una descomposición política, que los hechos han venido acumulando a lo largo de una enconada lucha, que influyó sobre algunos sectores de nuestra juventud, quizás en momentos justificada, pero que hoy amenaza con tomar caminos que divergen totalmente de los intereses esenciales de la República Argentina por los cuales nosotros hemos de luchar a la altura de la responsabilidad que tenemos”.

La frase “quizás en momentos justificada” con seguridad remitía al aliento que desde su exilio en España había otorgado a los movimientos armados, especialmente a Montoneros. Ahora, de regreso en la Argentina, se encontraba con que aquella “juventud maravillosa” no respondía a sus órdenes ni respetaba la voluntad de la mayoría de los ciudadanos que lo habían elegido en comicios irreprochables.

La reunión con los gobernadores fue a puertas cerradas y la palabra de Perón fue oficialmente entregada a los medios por la Secretaría de Prensa. No obstante, durante el cónclave, se distribuyó un documento reservado leído por Martiarena que, probablemente con la venia oficial, los gobernadores no titubearon en dar a conocer públicamente.

Inmediatamente fueron reproducidas por los diarios: “Los grupos o sectores que en cada lugar actúen invocando adhesión al peronismo y al general Perón deberán definirse públicamente en esta situación de guerra con los grupos marxistas y deberán participar activamente en las acciones que se planifiquen para llevar adelante esta lucha”.

El asombro o la incredulidad de Montoneros ante esas afirmaciones fue expresado por el editorial de El Descamisado del 9 de octubre de 1973 que llevaba por título “Y esto, ¿qué es?”

III. Marx, Lenin y el Che, afuera

Ernesto-Guevara-Fidel-Castro-Habana_CLAIMA20150618_0277_18

Finalmente, llegó el día esperado. El 12 de octubre el general Juan Domingo Perón asumió la Presidencia de la Nación por tercera vez en la historia luego de dieciocho años de exilio. La tensión y los enfrentamientos entre las diferentes organizaciones en el seno del movimiento peronista se profundizaba día a día y en todos los terrenos. Las exigencias de ortodoxia e higienismo ideológico se extendían como una mancha ominosa sobre el territorio nacional. No importaban las declamaciones de lealtad a Perón por parte de gobernadores y funcionarios.

La cruzada adquiría por momentos rasgos tragicómicos.

Bolivian President Evo Morales (L) holds The Union of South American Nations report given by Argentinean lawyer and chief of the UNASUR commission, Rodolfo Mattarollo during a ceremony at the presidential palace in La Paz, December 3, 2008. The UNASUR commission presented the Bolivian government conclusions of investigations on the September 11 strikes between farmer supporters of President Evo Morales and autonomy activists in Pando province. REUTERS/David Mercado (BOLIVIA)
Bolivian President Evo Morales (L) holds The Union of South American Nations report given by Argentinean lawyer and chief of the UNASUR commission, Rodolfo Mattarollo during a ceremony at the presidential palace in La Paz, December 3, 2008. The UNASUR commission presented the Bolivian government conclusions of investigations on the September 11 strikes between farmer supporters of President Evo Morales and autonomy activists in Pando province. REUTERS/David Mercado (BOLIVIA)

La Policía Federal tomó por asalto un local al que califi caron como“centro de adoctrinamiento marxista” en Lanús, provincia de Buenos Aires, dirigido por Rodolfo Mattarollo y José Manuel Soriano, ambos redactores de la revista Nuevo Hombre. Jose Soriano MateosOficialmente se informó que al llegar la policía los efectivos sorprendieron a unas veinte personas, “de ambos sexos, de 5 a 16 años de edad, que esperaban recibir las clases de adoctrinamiento”.En el local se secuestraron retratos de Marx, Lenin y el Che Guevara que “adornaban el aula”.

 

 

 

IV. Las armas y López Rega

Era tan evidente el apoyo que recibían los grupos derechistas por parte del Estado, que en esa reunión con los periodistas, Perón se preocupó por desligar a su gobierno de la acción violenta. Para ello comentó que le habían sugerido crear batallones de la muerte como los que funcionaban en Brasil, para eliminar a los violentos; pero que él desistió de la idea: “Hay hombres que siguen pensando como antes, que es mejor pelear que ponerse a trabajar. […] Y esos ya no están en la contra, ahora son recontras como dicen los muchachos”.

Algo más ambiguo fue su comentario siguiente: “Hay otros que quieren copar el gobierno violentamente porque creen que hay que poner sistemas más drásticos y duros, empezando a destruir muchas cosas. Son distintas maneras de pensar. Ellos compran armas y por intersticios entran sus armas; creen que un día podrán hacer algo. Yo lo dudo, pero… ellos están convencidos. Esa gente es la que conspira. En esto hay sectores de la ultraizquierda, pero también los hay de ultraderecha“, dijo sin identificarlos.

Pero a continuación —retornando a la misma argumentación ya expresaba en otras ocasiones— el Presidente prefirió culpar a la izquierda. Sostuvo que había surgido en 1968 con la IV Internacional de París y estaba dispuesto a combatirla con la ley y la justicia: “Muchas veces me han dicho que creemos un ‘batallón de la muerte’ como el que tienen los brasileños, o que formemos una organización parapolicial para hacerle la guerrilla a la guerrilla. Pienso que esto no es posible ni conveniente”.

Había que salir al paso de las versiones que sugerían tímidamente que el Estado estaba Vinculado y alentaba a los grupos de derecha a través del Ministerio de Bienestar Social dirigido por su secretario privado López Rega.

Estela-Martinez-Lopez-Eduardo-AP_CLAIMA20150618_0280_18V. De la advertencia a la amenaza

El 17 de junio, dos semanas antes de su muerte, el presidente mantuvo la última reunión política pública, y fue con los dirigentes de la CGT que concurrieron preocupados por las versiones que circulaban sobre su salud. Inquietos, veían con temor un desenlace que podía dejarlos en manos de una mujer a la que ellos habían considerado únicamente como esposa de su líder. Los espantaba la posibilidad de una sucesión que transmitiera la responsabilidad del aparato de Estado a Isabel Perón. No solo a ellos, sino a la mayoría de los argentinos.

Allí realizó su última advertencia, que en verdad habría que denominar amenaza. En primer lugar, planteó su preocupación por el clima de violencia que existía en el país: “Ahora ya no se sabe quiénes son los que asaltan, quiénes los que roban. Algunos dicen que son políticos, otros dicen que son delincuentes. Yo creo que son todos delincuentes. […] Pero ese proceso tenemos que encararlo y ya el gobierno lo va a encarar. Hasta ahora no hemos querido sumar a la violencia de ellos, la violencia nuestra. Pero, policialmente, se va a ir resolviendo ese problema, que es de la policía, dado que son delincuentes”.

Y finalmente dijo lo que quería decir pero no debería haber dicho, porque su palabra, él lo sabía perfectamente, alimentaba a los peores demonios: “Desgraciadamente, la descomposición del hombre argentino, practicada sin medida durante tantos años, nos ha llevado a esto. […] Tenemos que erradicarlo de una o de otra manera. Intentamos hacerlo pacíficamente con la ley. Pero si eso no fuera suficiente, tendríamos que emplear una represión un poco más fuerte y más violenta también”.

Ese fue su último mensaje. Los sindicalistas obedecieron la orden y la represión, de una o de otra manera, se lanzó a la calle a sangre y fuego.

La fuente utilizada por el libro para citar los discursos es: Perón, Juan, 1973-1974, Todos sus discursos, mensajes y conferencias, vol. I, colección “La palabra y la obra de Juan D. Perón”, Editorial de la Reconstrucción, Buenos Aires, 1974.
http://www.clarin.com/sociedad/advertencias-Peron-Montoneros-anticiparon-Triple_0_1378062549.html