Personal Democracy Forum Europe:reinventando la manera de ejercer ciudadanía en la época de las redes

Hace pocos días se realizó en Barcelona la primera edición de Personal Democracy Forum Europe, (http://personaldemocracy.com/personal-democracy-forum-europe), reinventando de manera simple y desde el llano la forma de ejercer ciudadanía, de hacer política real con ética hacker ( ver artículo en PDF) en las redes.

MEJOR QUE DECIR ES HACER: La sociedad civil desarrollando utilitarios de masas para todos y cada uno

En la era de la información, en lugar de encerrarse en burbujas autoreferentes y poco transparentes, es tiempo de usar el conocimiento en favor de lo de lo público y las multitudes con acciones y servicios concretos.

“La información no es suficiente: la información tiene necesidad de acciones concretas” dicen los nuevos activistas de estos movimientos ciudadanos.

Un ejemplo claro lo da Tom Steinberg director de MySociety , una asociación británica que desarrolla sitios web que permitan mejorar la vida democrática de los ciudadanos con acciones concretas. Entre las numerosas aplicaciones que ha creado su organización, Tom presentó en detalle ““Fix my Street”(literalmente arregla mi calle), un sitio web que permite a los ciudadanos de denunciar, de manera muy simple, los problemas locales, en su calle, en su barrio o transporte (autos abandonados, seguridad, limpieza, luz pública defectuosa o ausente y todos los etc que se le puedan ocurrir a un vecino…).

La página permite documentar cada denuncia y es enviada por correo electrónico al área municipal correspondiente. Con un costo-europeo- estimado en 6,500 euros de desarrollo, FixMyStreet permitió señalar este año más de 50,000 problemas de los que fueron tratados y resueltos la mitad de ellos.

Qué lejos está esta realidad de la nuestra, de los numerosos eventos y reuniones llenos de power points y de palabras vacías, de opiniones copiadas en los eventos internacionales y que no dicen nada al ciudadano de a pie. Reuniones que no tienen otra función que la de “dar la ilusión de participación”.  Pero por sobre todo, impedir la participación real de las multitudes para que los grupos de poder no pierdan “el control de la situación”. Hacer todo “previsible” y políticamente correcto. Hummm…más excluyentes y excluidos: más violencia

La no participación real en la era del conocimiento es un signo inequívoco de falta de imaginación y de fe en la democracia real. Muestra  inexistencia de gobernanza (buen gobierno) real que tarde o temprano se convierte en pérdida de gobernabilidad. No es solamente blindando el grupo de poder y los iniciados que lo rodean a cambio de pobres beneficios individualistas; no es sólo haciendo lobbying, conspirando, que se obtiene incidencia;  tampoco se logra solamente participando en las campañas electorales,  o militando en tal o cual partido político, que se construye la democracia.  Hay muchas maneras de hacer política y democracia en línea. Por suerte otro modelo es posible.

Un buen ejemplo de ello es el aplicativo Fix my Street, que se dirige a resolver problemas concretos y públicos haciendo en primera instancia que estos sean visibles, accesibles y transparentes. Recolectando voluntades, enfrentamos a las autoridades con el problema y la necesidad de actuar para resolverlos y por sobre todo nosotros mismos, usando nuestro singular knowhow,  ayudamos a resolver un problema que nos afecta.

Auto certificar nuestra auto-organización.
Como lo demuestran los activistas ciudadanos en todo el mundo, en los Estados Unidos y sobre todo en Europa no es necesario pedirle permiso a nadie para auto-organizarse, mucho menos para “certificar” algo que es una solución a un problema local. Forma parte de nuestros derechos ciudadanos desde siempre. El derecho a expresarnos libremente, el derecho a dar fe de nuestros actos, el derecho a exigir transparencia e información. Pero no es suficiente. También tenemos el derecho a organizarnos libremente para resolver nuestros propios problemas con la suma de nuestros conocimientos singulares.

Todo puede ser reinventado por las multitudes cuando se auto-organizan.  El objetivo de la democracia en línea no es solamente que las autoridades le hablen a la gente o que éstas le hablen a las autoridades, sino sobre todo que los ciudadanos puedan hablarse entre ellos y organizarse para resolver sus problemas. Es simple, pero es un nivel de comprensión de las nuevas tecnologías al que es necesario llegar y que está ausente en nuestra región en la mayoría de los debates.

Scott Heiferman es el presidente y cofundador de Meet Up, el célebre servicio que permite organizar encuentros en las redes, donde los usuarios se organizan en línea para conectarse o encontrarse localmente.

Ya existen más de 30 000 grupos en Meet Up, muchos de ellos internacionales. Allí la gente se auto-organiza para realizar un montón de acciones:  encuentros políticos, cuidar bebés, resolver problemas de su comunidad o también organizar peticiones a las autoridades exponiendo un problema concreto.

Me repito subrayando. La información no es el todo. La transparencia no es suficiente. La información tiene necesidad de acción. Tenemos derecho a expresarnos libremente y acceder a la información. Pero no son nuestros únicos derechos. Tenemos también el derecho de reunirnos y de asociarnos libremente.

La auto-organización es una de las mejores capacidades que permite desarrollar Internet. Lo demuestra Wikipédia, Twitter o el intercambio P2P. Podemos organizarnos y usar estas capacidades de manera positiva y constructiva para la sociedad.

Como ya ha ocurrido, no son las colleras, los amiguismos o las palabras lo que nos eximirá de nuestra responsabilidad con un presente singular que repite “pan para hoy y sólo para mí,  y para los demás, hambre para mañana…
Inspirado en artículo de Le Monde: http://www.lemonde.fr/technologies/article/2009/11/27/reinventer-la-democratie-a-l-heure-des-reseaux-et-de-la-transparence_1273222_651865.html#ens_id=1241569