el costo de estar en el culo del mundo

foto-82Es un día precioso, el sol entra por la ventana radiante,  anuncia el calor que merecemos como consuelo para el acotado cielo porteños en épocas que ya aseguran cercanas vacas flacas.

Anoche entregaron el diploma del secundario a mi hija Manuela -orgulloso- y feliz aunque el acto me haya parecido excluyente y superficial.  Mientras Levy Strauss dice en la TV francesa “No me gusta este mundo…”, aquí las predicciones mayas me indican que es un día para pasarlo en familia olvidando la vida social. Todo bien. Laura me reta por discurrir en voz alta, frente a los demás, mi poca esperanza en un mundo descerebrado, superficial e inmediatista.

A pesar de que los adultos nos pasamos mostrando la hilacha,  por suerte los más jóvenes nos salvan. Ellos con desparpajo y buen sentido  son  pos-raciales, pos-egoístas, pos tantas cosas, que gracias a ellos me quedo sorprendido y lleno de esperanza al final de este año aciago.

Constato viendo a mis hijos y sus amigos que tanto aquí en en el sur, como allá en mi Perú, para los jóvenes  NO existe el debate racial, religioso o político. Por el contrario señalan con el dedo a los casi jóvenes de 30 y pico que aún tienen remanentes de otras épocas.

Es maravilloso ver como rechazan al racismo y la superficialidad, por lo menos en el sentido como nosotros lo entendemos desde nuestra cortedad de conocimiento y mezquindad clase mediera criolla. Para ellos todos los que estamos fuera de su tribu somos cáscaras entregadas y superficiales que creemos que con buenas intenciones se resuelven los problemas. Nos cuestionan hasta en lo más íntimo de nuestras ignorantes y obsoletas creencias. Nos enfrentan con nuestra falta de compromiso, el no ponerle el cuerpo, el deseo y la pasión a la realidad que otra vez busca hacer desaparecer a los jóvenes y su  esperanza que debería ser la nuestra.

f20102008-033En la oficina con algunos amigos intento dialogar sobre dónde estamos y sobre todo dónde podemos ir y sufro viendo que la mayoría piensa que no hay destino para esta sufrida patria (que no por adoptiva reclama menos esfuerzo y compromiso).

A diferencia de otros lugares aquí las cosas pasan, siguen pasando, independientemente de lo que hagamos, pues siempre parecen estar muy lejos de nosotros. Los consejos cercanos nos empujan a pensar que nada es posible, que aquí el único interés es el personal y en cómo estar posicionado para el futuro inmediato. Y sin embargo…

Cuando era aún joven los que recién llegaban descalificaban a los demás excluyéndolos por posmodernos. Creo que las generaciones como las de mi hija Manucha, o la de Estrella, nos abofetean con su esperanza de jóvenes de la generación  verdaderamente pos.

Creo y reivindico la escuela pública a pesar de todo – las directoras y algunos maestros- la fiesta de fin de año de la escuela maternal de mi hija me probó nuevamente que cuando se confía en los padres y la comunidad las cosas funcionan y dan orgullo propio y ajeno. Con nada, con mucho esfuerzo y talento los padres dieron un espectáculo circense que me emocionó.

A pesar de las hilachas de nosotros los adultos los más jóvenes son  pos-raciales, pos-egoístas, pos tantas cosas, que gracias a ellos me quedo sorprendido y lleno de esperanza al final de este año aciago.

Ni aquí en en el sur, ni allá en mi Perú, para los jóvenes  existe el debate racial, religioso o político. Por lo menos en el sentido como nosotros lo entendemos desde nuestra cortedad de conocimiento y mezquindad clase mediera criolla. Para ellos todos los que estamos fuera de su tribu somos cáscaras entregadas y superficiales que creemos que con buenas intenciones se resuelven los problemas. Nos cuestionan en lo más íntimo de nuestras ignorantes y obsoletas creencias. Nos enfrentan con nuestra falta de compromiso, el no ponerle el cuerpo, el deseo y la pasión a la realidad que otra vez busca hacer desaparecer a los jóvenes y su  esperanza que debería ser la nuestra.

Como ya dije, al igual que Levy Strauss “No me gusta este mundo…”, cada momento que pasa me resulta mas extraño y ajeno.  Aún así sigo pensando con optimismo que es posible cambiarlo para bien. Que es posible ir a lo esencial y dejar lo secundario para por fin ver nuetros problemas y resolverlos. Solo hace falta voluntad, un poco de asertividad y compromiso con el presente que será el que determine nuestro futuro.

Es evidente que a este post le falta una coclusión que haré en algún momento. Por ahora cambio de tema y regreso a lo mío, la interoperabilidad y el mundo.

Y mientras tanto en el reciente congreso denominado Open World Forum, realizado en París, los especialistas formulan escenarios y trabajan en preparar el futuro a mediano y largo plazo. Los reportes de los expertos son concluyentes:  en el 2020, un poco más del 40% de los presupuestos de TI (Tecnologías de la Información) serán basados en el software de código abierto. Aquí seguimos sacándole el culo a la jeringa mientras corrientes de realismo van empujando a las grandes corporaciones a alinearse y establecer estrategias para cambiar su eje esencial, propietario, por símiles de open source.

Lo más importante ha sido dicho por los expertos empresariales con respecto a los gobiernos a los que han solicitado que favorezcan los estándares y servicios abiertos (mientras que en Argentina, en Chile, Perú y otros eso no sucede, esclavos de lobbys obsoletos).

Nadie observa ni trabaja en la esencia del problema que es la INTEROPERABILIDAD. Muchos la declaman pero pocos saben qué es lo que hay que hacer. Cuando se habla de neutralidad en realidad todo orienta a mantener el status quo y no renovar en base a las buenas prácticas que están realizando los europeos y en general todos los gobiernos del mundo más avanzado tecnológicamente.

Otro de los temas debatidos tiene relación con la defensa de la eliminación de las patentes de software y se remarcaron los riesgos a los que se pueden enfrentar con la llamada Cloud Computing (Computación nube), producto que con ella se desconoce el código fuente que opera al sistema y obliga a una importante dependencia de los proveedores.

Link: Open-source Developers Set out Software Road Map for 2020 (PC World) (Yahoo! Tech)

Anuncios

2 comentarios sobre “el costo de estar en el culo del mundo

  1. PP, ya estás hecho todo un porteño, lamento y tango….
    No es que no tenemos destino, sino que advertimos que es impredecible, aunque de todos modos, si nos ponemos a repasar los ultimos 30 años, estamos mucho mejor que entonces…. lo cual nos permitiria esbozar un cierto optimismo si no fuéramos porteños también acostumbrados como estamos al tango y la melancolía…. Feliz lipo….timia!!! y Good show!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s