Des jardins sur les toits

jardin sur les toits

Entre humos, toses, bronca y desabastecimientos en Buenos Aires nos quedamos sin los vegetales de mesa en favor del beneficio ajeno. Por eso me puse nuevamente a planificar un proyecto familiar de autoabastecimiento que espero que esta vez prospere. Cuando faltó el tomate lo mencioné en LLP. En la crisis del 2001 anduve promoviendo esos conceptos por las intendencias de Salto y Rio Negro en Uruguay. Parece un momento oportuno para reflotar viejas ideas. 

The Rooftop Garden Project es un proyecto canadiense que busca considerar las terrazas de los edificios y casas como ámbitos idóneos para sembrar y cultivar verduras y hortalizas. El video que pongo al final de este post cuenta la experiencia de desarrollar plantaciones capaces de producir comida en macetas y canteros.  En el blog de Juan Gallo encontré que con el mismo concepto, Container Gardering del científico Willem van Cotthem, enseña distintas formas que permiten producir vegetales usando botellas descartables como macetas. Como extrañamos mucho nuestro jardín, huerta y el mar, en el balcón, para alimentar las flores y plantas que cuida Laura, comenzamos un sistema de riego por goteo que toma el agua de un aire acondicionado. La técnica específica para cortar las botellas reduce considerablemente el mantenimiento y la necesidad de riego de las plantas:

Esta forma de cortar las botellas mantiene a la tierra húmeda por más tiempo y facilita el crecimiento de los vegetales.

Ventajas de los contenedores:

# Ayuda a ahorrar agua de riego (conservación del agua).
# Permite a la jardinería de todo tipo de plantas en departamentos y edificios altos.
# Los contenedores evitan la competencia con la vida silvestre.
# Los “contenedores jardín” están cerca de la cocina (hierbas frescas).
# Permite intercalar los recipientes con cultivos de alimentos y plantas con flores.

Anuncios

3 comentarios sobre “Des jardins sur les toits

  1. Hace días que pienso en este post.

    Lo que queda, y no hacemos, es empezar. El otro no existe sino lo que cada uno hace: eso nos sirve para soportar ciertas carencias pero no lo ponemos en práctica a la hora de mejorar los hábitos.
    No sé si empezaré con esto, tendría que estudiarlo, la mejor forma de retrasarme y creerme que ya estoy en camino.

  2. Juan,
    Muchas gracias por pasar a visitarme. Te escribía esta madrugada aventando los fantasmas del enfrenamiento que en esta realidad territorial tan tuya parece estructural.
    Nadie cede.
    Nadie trata de encontrar caminos comunes. Levantar la voz, la opinión fácil y la demanda de todos por que alguien, siempre otro, resuelva el problema colectivo que hemos sabido armar con nuestra práctica durante tantos años.
    Leo en La Nación un interesante artículo sobre un libro de Nahomí Klein que explica mejor que nadie como nos ven de afuera:
    http://www.lanacion.com.ar/1006345 y me da miedo.
    Me asusta cuando las opiniones se convierten en antinomias irreconciliables entre ciudadanos que conviven en un mismo territorio, que tienen pasado en común. Me aterran por que son diferencias basadas en creencias, en subjetividades colectivas manipuladas, a las que nos gusta identificar como ideologías que en nuestro caso son tan truchas como su volubilidad efimera y líquida.
    Pero es lo que hay. Como dices ya no es tiempo de palabras, ya no es tiempo de señalar con el dedo ni de uno, y menos del otro bando irresponsable.
    La ansiedad nos lleva de las narices y como el humo nos tapa la visión y nos lleva a un choque con muchos muertos.
    Me asustan los signos y la impunidad de la palabra. Las declaraciones del dirigente agrario de que estaban armados esperando que vengan los camioneros para “resistir”. Dicen que guerra avisada no mata gente. En nuestro triste caso parece que no aprendemos y los vientos que se siembran en ambos bandos y el de los que se alinean nos arrasaran nuevamente con un monzón de violencia . Declamamos su improcedencia pero nos negamos a dejar de practicarla cotidianamente alimentando el fuego que devorará lo que nos queda de seres humanos.
    fraterno
    js

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s