Hipócritas; faltos de Asertividad

En algún momento de las elecciones presidenciales, en noviembre del 2007, me pareció razonable opinar: “Viva la monarquía; haga campaña para tener un principe Argentino”. Pero, porteño desde hace años, como la mayoría de los que vivimos en estas latitudes, soy rápido para tirar la piedra y esconder la mano para poder trabajar. Corren tiempos extraños y es casi imposible mantener la dignidad y el trabajo al mismo tiempo. En todo caso me ha pasado hasta con amigos cercanos. Ya no se acepta, no nos aceptamos el más mínimo discenso.  La violencia que genera la pérdida de vocabulario, la falta de glosario compartido, ni que hablar de la educación  conforman los fragmentos de una sociedad que tiene todo para sumar y sin embargo sólo sabe restar. Que pena.

El ascensor social parece estar en reparaciones. Las múltiples exclusiones que generamos nos son devueltas con violencia y en lugar de asumirla y resolverla estructuralmente, atribuimos la culpa “mágicamente” al gobierno, o a cualquier otra causa que no nos involucre.  Los argentinos han, hemos sido pasivos y agresivos alternativamente siempre. ¿No será tiempo de intentar otra cosa? Pensando a muy largo plazo, ¿Asertividad?, o por lo menos un poco mas de educación, Pero, ¿que tipo de educación?.

Publicada el 6 de Abril , 2008 a las 1:29 pm

La violencia general de las respuestas es equivalente a la pérdida de lenguaje o de argumentos con que nos hemos quedado los argentinos. Pocos son capaces de tomarse el trabajo de leer más de 20 palabras. Cuando se mira la sociedad desde la ideología (cualquiera sea esta, hasta el remedo de ideologías de izquierda, derecha o liberales de las que hacemos gala aquí) el debate se tiñe de dogmatismos mal aprendidos. Frases vacías, llenas de superficialidad, son repetidas sin ton ni son tratando de tapar la realidad que nos pega con un palo. ¿Será que como las tribus urbanas necesitamos signos y lenguajes para confirmar por oposición que formamos parte de tal o cual grupo?.

Y qué susto cuando alguien osa rebatir a quién piensa que el gobierno, o la oposición, o la curia, o el empresariado, en realidad no lo hacen tan mal, poniendo ejemplos concretos de aquello en lo que aportan y aquello en lo que la cagan; o sea, de opinar sin ser un “partidario”. La frase “es mejor no hablar de política” o “la religión es un tema complicado” es más cliché que decir “te amo, mamita”, y no porque no tengamos opinión, sino porque nos aterra disentir. (Mara)

Me parece grave, pues hemos perdido en el camino la capacidad de ver con asertividad nuestros problemas y lo que es peor ya ni siquiera somos capaces de ver a nuestro prójimo como parte equivalente de una sociedad o Nación a la que llamamos Argentina. O lo que es peor cada uno tiene su propia Argentina que es la que defiende excluyendo a los demás.

Nada más patético que la condescendencia. Es como el cholulismo, degrada tanto al que lo practica como al que recibe los halagos, las risas húmedas y los gestos de amistad estridentes. Detrás está escondido el puñal.¿Cuánto de esto hay en nuestras vidas, para con nuestros amigos y para con nuestros enemigos? Esta es la peor traición que uno puede ejercer, la que va contra uno mismo. En esto creo consiste ser careta.

Eso, y porque es el país de algunos de mis hijos y nietos, en el que vivo y ayudo a administrar, no me deja dormir.

En todo caso, para aprender asertividad es completamente imprescindible tener bien claro el hecho que tanto el estilo agresivo, como el pasivo, por lo general, no sirven para conseguir los objetivos deseados.

Como ya dije, los argentinos han sido pasivos y agresivos alternativamente siempre. ¿No será tiempo de intentar otra cosa? Pensando a muy largo plazo, ¿Asertividad?, o por lo menos un poco mas de educación, ¿que tipo de educación?.

Se define la asertividad como aquella habilidad personal que nos permite expresar sentimientos, opiniones y pensamientos en el momento oportuno, de la forma adecuada y sin negar ni desconsiderar los derechos de los demás. En la práctica, esto supone el desarrollo de la capacidad para:

– Expresar sentimientos y deseos positivos y negativos de una forma eficaz, sin negar o menospreciar los derechos de los demás y sin crear o sentir vergüenza.

– Discriminar entre la aserción, la agresión y la pasividad.

– Discriminar las ocasiones en que la expresión personal es importante y adecuada.

– Defenderse, sin agresión o pasividad, frente a la conducta poco cooperadora, apropiada o razonable de los demás.

Así pues, la aserción no implica ni pasividad, ni agresividad.

La habilidad de ser asertivo proporciona dos importantes beneficios:

– Incrementa el autorespeto y la satisfacción de hacer alguna cosa con la suficiente capacidad para aumentar la confianza seguridad en uno mismo.

– Mejora la posición social, la aceptación y el respeto de los demás, en el sentido de que se hace un reconocimiento de la capacidad de uno mismo de afirmar nuestros derechos personales.

Son ejemplos típicos de comportamientos agresivos, la pelea, la acusación y la amenaza y, en general todos aquellos comportamientos que signifiquen o comporten, la agresión de los demás sin tener en cuenta sus sentimientos. El comportamiento agresivo suele aparecer como consecuencia de la cólera o la ira y de la incapacidad para autocontrolarse. En general, la persona agresiva, o que se comporta agresivamente en un momento concreto, no suele sentirse satisfecha de sí misma, y lo que consigue es que los demás no quieran tenerla cerca, y fácilmente pueden, también, ser agresivos con ella. Se dice de la persona pasiva que no sabe expresar sus sentimientos y no sabe defender sus derechos como persona. La persona pasiva, por lo general, no se siente satisfecha, ya que no consigue decir lo que piensa o siente y no hace llegar su mensaje a los demás. Suele sentirse insegura, poco aceptada y tenida poco en cuenta por los demás. La ventaja de aprender y practicar comportamientos asertivos es que se hacen llegar a los demás, los propios mensajes expresando opiniones, mostrándose considerado. Se consiguen sentimientos de seguridad y el reconocimiento social. Sin duda, el comportamiento asertivo ayuda a mantener una alta autoestima.

Fuente: Ferran Salmurri. 1991.

Anuncios

10 comentarios sobre “Hipócritas; faltos de Asertividad

  1. Creo, como ud., que la incapacidad de expresarse oralmente se concreta en gestos de violencia física, pero también la violencia se ejerce desde el discurso y eso es grave.
    ¡Qué difícil resulta, en medio de todo esto, encontrar un espacio para reflexionar y expresar el disenso sin incurrir en agravios personales! Es difícil pero no imposible, al menos lo encuentro aquí y en los blogs amigos que ud. y yo solemos frecuentar.
    Le dejo un abrazo enorme.

  2. Adhiero a la asertividad, aunque en las ultimas semanas parecia que eras agresor o pasivo.( Habria que ver la categoria de pasivo- agresivo tambien) Es muy grave porque asì el paìs no avanza para ningùn lado
    Abrazo
    Sil

  3. Cuánta verdad hay en sus palabras, José. Siento que justamente tanto la agresividad como la pasividad son productos de la inseguridad personal… o en muchos casos justamente generada por las diferentes versiones de los sucesos que recibimos de los medios. Ese no saber a quién creerle, genera estas reacciones. Y ciertamente muchas veces resulta más agresiva la palabra oral o escrita que la violencia de “la espada”.
    Personalmente me reconozco insegura, trato de no agredir, y si a veces lo hago y me doy cuenta, pido disculpas o trato de explicarme mejor. Claro que haciendo un mea culpa es muy difícil reconocer esas actitudes en uno mismo, no?. Un abrazo

  4. Estoy lejos y pierdo herramientas que de por sí me faltan.

    Sé que hablamos de lo mismo desde hace tiempo: semántica aparte, se trata de respeto y tolerancia, de romperse un poco y permitirle al otro que se exprese. Sería prudente comprender que desconocemos el alcance de nuestras libertades, así odiamos menos.
    En la Argentina no nos gusta el otro más que como trampolín para lo propio.
    Creo que José es de las personas más asertivas que he conocido en mi vida y celebro profundamente haberlo conocido.

    Abrazo muy fuerte para todos

  5. Leyendote Josè me acordè de un poema de Benedetti que hace unos años atràs regalè a un amigo, tan actual…

    Las soledades de Babel

    La soledad es nuestra propiedad más privada
    viejo rito de fuegos malabares
    en ella nos movemos e inventamos paredes
    con espejos de los que siempre huimos

    la soledad es tiempo / veloz o detenido /
    reflexiones de noria / espirales de humo /
    con amores in vitro / desamores in pectore /
    y repaso metódico de la buena lujuria

    la soledad es noche con los ojos abiertos
    esbozo de futuro que escondió la memoria
    desazones de héroe encerrado en su pánico
    y un sentido de culpa / jubilado de olvido

    es la tibia conciencia de cómo deberían
    haber sido los cruces de la vida y la muerte
    y también el rescate de los breves chispazos
    nacidos del encuentro de la muerte y la vida

    la soledad se sabe sola en mundo de solos
    y se pregunta a veces por otras soledades
    no como via crucis entre ánimo y ánima
    más bien con interés entomológico

    todavía hace un tiempo / en rigor no hace tanto
    las soledades / solas / cada una en su hueco
    hablaban una sola deshilachada lengua
    que en los momentos claves les servía de puente

    o también una mano una señal un beso
    acercaban al solo la soledad contigua
    y una red solidaria de solos conectaba
    las geografías y las esperanzas

    en el amor y el tango los solos se abrazaban
    y como era de todos el idioma del mundo
    podían compartir la tristeza y el goce
    y hasta se convencían de que no estaban solos

    pero algo ha cambiado / está cambiando
    cada sólo estrenó su nueva cueva
    nuevo juego de llaves y candados
    y de paso el dialecto de uno solo

    ahora cuando bailan los solos y las solas
    ya no se enlazan / guardan su distancia
    en el amor se abrazan pero piensan
    en otro abrazo / el de sus soledades

    las soledades de babel ignoran
    qué soledades rozan su costado
    nunca sabrán de quién es el proyecto
    de la torre de espanto que construyen

    así / diseminados pero juntos
    cercanos pero ajenos / solos codo con codo
    cada uno en su burbuja / insolidarios
    envejecen mezquinos como islotes

    y aunque siga la torre cielo arriba
    en busca de ese pobre dios de siempre
    ellos se desmoronan sin saberlo
    soledades abajo / sueño abajo

  6. José, muchas gracias!!! por recordarnos lo bueno, hermoso y solidario que resulta ser asertivo.-
    Aunque debo reconocer que esto es muy difícil en la sociedad actual y conste que no estoy hablando solo de Argentina. Creo que Benedetti lo ha expresado perfectamente en la poesía anterior. Aunque entre tantas soledades,”codo a codo como dice la canción, podemos ir modificando realidades. Un abrazo y que su blog como el de nuestros amigos siga siendo el lugar de encuentro.- T.M.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s