Un delfín salva a dos ballenas encalladas en una playa de Nueva Zelanda

https://i2.wp.com/www.fundacioncac.es/cas/artesyciencias/mediateca/download/2004913122533o-732dr.jpgTodo se suma. Esta mañana me siento como Artigas, el personaje que busca su identidad en una novela del español Jorge Semprún. Mi recorrida diaria por blogs y medios digitales me han vuelto a traer las ansias de mar, de recorrer las caletas y sobre todo de un aire distinto donde perder la mirada en la lejanía. De un espacio más amplio donde poder ser de otra manera. Estrella me hace darme cuenta que ando caminando fuera de eje, tratando de remar contracorriente en lugar de dejarme llevar por mi historia y realidad. me resisto todavía a aceptar que hay que bajar los brazos y no pelear contra la falta de sentido común y la fragmentación provocada de una sociedad sin destino. Las fuertes corrientes de la burocracia y la falta de sentido social me empujan a la orilla.  Sin poder evitarlo estoy encallado, sin horizonte. Como los cachalotes de una historia que encontré, estoy desorientado y exhausto y no puedo regresar al mar de mis equilibrios naturales.

La noticia que leí esta mañana dice que el experto Malcolm Smith explicó el lunes, cuando se había pasado más de una hora intentando animar a las ballenas, una madre y su cría, para que dieran media vuelta y volvieran a mar abierto, apareció un delfín que ayudó a resolver el problema. Los cetáceos lo intentaron una y otra vez pero quedaron atrapados en un banco de arena frente a la playa sin poder salir al océano, por lo que Smith empezó a valorar la posibilidad de sacrificarles para ahorrarles el sufrimiento.

“Las ballenas estaban desorientadas y exhaustas, tenían la espalda arqueada y se llamaban la una a la otra continuamente”, relató Smith.

Entonces llegó un delfín que a menudo visita la playa y es conocido por los locales como “Moko”, y en ese momento las dos ballenas se sumergieron en el agua, giraron y siguieron al animal unos doscientos metros mar adentro, logrando superar la larga barrera de arena que las mantenía encalladas.

El delfín regresó a la playa de Mahia, al este de la isla, para jugar con los locales, dijo Smith, quien aseguró que nadie ha vuelto a ver a las ballenas. Ojalá Moko viniera a indicar el camino.

Anuncios

3 comentarios sobre “Un delfín salva a dos ballenas encalladas en una playa de Nueva Zelanda

  1. Esa noticia lleno columnas por aca. Fue una noticia feliz en medio de los constantes noticias sobre timos y estafas, sobre todo inmobiliarias, que suceden aca en Australia. Lo bueno que uno ya viene mas o menos maleado. Un abrazo. German

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s