EL ESTADO AUSTRALIANO PIDE PERDON A LOS ABORIGENES

Parlamento y Nuevo Primer Ministro de Australia piden disculpas a los pueblos ind�genas por las injusticias cometidas

12 February, 2008

Una clase de decencia: Parlamento y Nuevo Primer Ministro de Australia piden disculpas a los pueblos indígenas por las injusticias cometidas

Australia dio hoy un gran paso en la mejora de las relaciones con los pueblos indígenas al celebrar la primera ceremonia de “bienvenida” oficiada por líderes indígenas en la inauguración de un nuevo período de sesiones en el Parlamento de Camberra. El acto simbólico precede a la disculpa que pronunciará el miércoles el primer ministro australiano, Kevin Rudd, por las injusticias cometidas contra los pueblos originarios.

El acto, al que han asistido pueblos originarios de todo el país y que ha precedido a la inauguración del período de sesiones de la legislatura, marca un cambio radical en la política hacia los indígenas y ha sido dirigido por Matilda House, líder del clan de los Ngannawal, dueños originarios de los terrenos donde se construyeron los edificios del Parlamento.

La líder indígena, acompañada de la música del tradicional didgeridoo y de sus dos nietos, ha entregado al primer ministro, el laborista Kevin Rudd, un bastón de mando con un mensaje sobre “la historia de nuestra unión”, en la que hasta ahora los indígenas no habían tenido rol alguno en la administración del Estado.

Rudd pidió también que el acto se convierta en una costumbre para los futuros gobiernos del país, a lo que se comprometió el líder de la oposición conservadora, Brendan Nelson.

Australia y la herencia racista de John Howardy su vínculo con la derecha chilena

El nuevo primer el socialdemocrata Kevin Rudd, reemplazó al gobierno derechista neoliberal de John Howard, quien fue un tenaz enemigo de los derechos de los pueblos indígenas.

En septiembre de 2007 Australia, gobernada aun por Howard, fue uno de los 4 estados que votaron en contra de la Declaración de la ONU sobre Derechos de los Pueblos Indígenas; ese fue el ultimo acto de odio racista de Howard, antes de ser derrotado por Kevin Rudd, quien tiene la tarea de reparar las secuelas.

Los neoliberales racistas australianos mantienen estrechas relaciones con sus pares de Chile, a través del Instituto Libertad y Desarrollo de la UDI. En 2002, Gary Johns, uno de los ideólogos del etnocidio fue invitado a Chile para asesorar a la UDI y su Instituto.

En busca de la reconciliación y la unión plurietnica

La declaración de perdón es una medida de contenido simbólico encaminada a romper definitivamente con las políticas de antiguas administraciones y a intentar una unión entre blancos y los pueblos indígenas de cara a los retos del futuro.

La disculpa se refiere en particular a la llamada Generación Robada, los hijos de aborígenes que fueron criados por familias blancas tras ser arrebatados a sus padres. Entre 1915 y 1969, miles de niños aborígenes fueron sacados de sus hogares y entregados a familias blancas o instituciones. El objetivo era fomentar la integración entre los aborígenes y las comunidades blancas.

La disculpa se hará “en nombre del Gobierno australiano” . “Una vez que establezcamos este respeto, el Gobierno podrá trabajar con las comunidades indígenas para mejorar los servicios para que se cierre la diferencia de 17 años en la esperanza de vida entre blancos y aborígenes”.

Miles de indígenas se han concentrado en Camberra para escuchar el primer perdón a nivel federal a la llamada “generación robada”, formada por los más de 100.000 niños y jóvenes aborígenes separados por la fuerza de sus familias entre 1910 y 1970.

“Por el ultraje, lo sentimos”

Por primera vez, en forma oficial el primer ministro reconoce las persecuciones.

Mientras en Buenos Aires la realidad me obliga a solicitar que Más de dos siglos después de que el capitán Cook descubriera Australia en nombre de la corona británica, los descendientes de los colonizadores pedirán por primera vez disculpas oficiales a los aborígenes. En la mañana de hoy en Australia, el primer ministro socialista, Kevin Rudd, se dirigirá al país para pedir perdón a esta comunidad por el “dolor y el sufrimiento” causados por las políticas de los diversos gobiernos y parlamentos. “Ha llegado el momento de revisar la historia de Australia para poder avanzar hacia el futuro corrigiendo los errores del pasado”, aseguró.

Rudd abogará por reflexionar sobre los malos tratos de que han sido objeto los aborígenes y, en especial, por todas las generaciones de niños robados a los pueblos indígenas desde principios del siglo XX y hasta la década de 1960 y entregados a familias blancas o instituciones para criarlos. Es un hecho éste que “ha empañado profundamente un capítulo de la historia de este país”, subrayará el primer ministro, quien conjugará en su discurso por tres veces el verbo sentir: “Por el dolor, el sufrimiento y el daño infligido a las generaciones robadas, sus descendientes y familia, lo sentimos”. “Por los padres, las madres, los hermanos y hermanas, la ruptura de las familias y las comunidades, lo sentimos.” “Por el ultraje y envilecimiento causados a un pueblo y una cultura orgullosos, lo sentimos.”

Kevin Rudd anticipó ayer en el Parlamento australiano los términos de su discurso de disculpa en una jornada en la que se rindió homenaje a los pueblos indígenas australianos. Un discurso que invita a la reflexión y que constituye un primer paso para el reconocimiento de un pasado y abre la puerta a la erradicación de la discriminación en el futuro. “Un futuro en que el Parlamento ha resuelto que nunca vuelvan a repetirse las injusticias del pasado.” La disculpa gubernamental exonera, sin embargo, de culpabilidad a los actuales australianos y por tanto echa por tierra los intentos de los grupos indígenas de pedir al gobierno compensaciones económicas por políticas del pasado por un importe de 1000 millones de dólares australianos (623,1 millones de euros).

Antes de comparecer ante la Cámara de Diputados, el primer ministro presidió en Canberra una singular ceremonia de apertura del año parlamentario protagonizada por representantes de las diversas tribus indígenas del país. Matilda House, líder del clan de los Ngannawal, que fueran los propietarios originales del solar donde se construyó el edificio del Parlamento de Australia, fue la encargada de dirigir el acto en el que le hizo entrega al primer ministro de un bastón de mando con el mensaje grabado “la historia de nuestra unión”.

Anuncios

Un comentario sobre “EL ESTADO AUSTRALIANO PIDE PERDON A LOS ABORIGENES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s