La violencia expresa lo que no aprendieron a decir: “el mundo no ha de ser muy grande porque los niños pobres no cabemos en él”

ninos.jpgPara qué educar a niños que de todas maneras no tienen futuro ni esperanza. Para qué darles oportunidades a todos si no hay lugar. “El mundo no ha de ser muy grande porque los niños pobres no cabemos en él”. El razonamiento ilógico pero implacable de la exclusión rinde sus frutos y nos pone en peligro a todos. La educación considerada como un gasto innecesario tiene como resultado la inseguridad y la violencia que nos rodea. Nos hace falta algo de inteligencia que según dicen es la riqueza de las naciones.

Me pregunto dónde esta la ignorancia. ¿Estará en el que teniendo la educación y todos los medios del Estado no hace nada por cambiar la realidad y sólo encuentra la violencia como solución, o por el contrario estará en aquellos que no teniendo nada, ni siquiera educación, se inventan un trabajo para llevar comida a su familia para evitar la violencia como solución?

La semana pasada leí un suplemento educativo editado por la Veintitrés que comentaba la publicación del estudio Pisa, en el que los alumnos Argentinos están muy retrasados con respecto al rendimiento de sus vecinos y en el que los pedagogos que lo escribieron reclamaban que se deje de echarle la culpa a los alumnos por el fracaso escolar y se asuman las responsabilidades. Los alumnos argentinos no entienden lo que leen, no les han enseñado, y de allí su poco vocabulario y a veces la violencia con que expresan lo que no aprendieron a decir. En la Argentina esto atañe por igual desde alumnos de los mejores colegios pagos hasta los alumnos de la deteriorada escuela pública. Aunque todos deseen mirar para otro lado es lo que explica la extraña realidad que vivimos teñida de violencia y exclusión que e retroalimentan permanentemente. Como se está haciendo en otros países, la sociedad y los especialistas empiezan a preguntar que está pasando. A buscar soluciones verdaderas y no el circo de usar la violencia contra el que no puede defenderse.

Como casi siempre, todo el mundo le hecha la culpa al otro. Exagerando no son pocos los que se excusan responsabilizando a los alumnos y sus diversidades en lugar de cuestionar lo que hacen.  Como yo soy muy bruto con el idioma y tengo horrores de ortografía y sintaxis, es en lo que más me fijo. En la escuela, el liceo y la Universidad, muy pocos se preocupaban por el lenguaje y el idioma.  Se abandonó -por la razón que sea- el rigor académico en el esfuerzo necesario para que los alumnos tengan dominio de las herramientas básicas, como leer de corrido, entender lo leído y escribir sin faltas de ortografía. Que los chicos de hoy no entiendan lo que leen debe ser consecuencia de muchos factores. En nuestro país, periódicamente el gobierno de turno le echa la culpa al gobierno anterior, y hace una nueva reforma del sistema educativo (¿cuántas llevamos?).

Otros países que todavía se creen la receta liberal mal aplicada han optado por (semi)privatizar la educación, lo cual la ha hecho mucho más cara, pero no por ello han mejorado los resultados. En realidad, el factor más importante no es ni el sistema ni el gasto por alumno, sino la calidad del profesorado. Es lo que dice el sentido común, la mayoria de los expertos serios y que confirma hoy el informe How the world’s best performing school systems come out on top, elaborado por Michael Barber y Mona Mourshed de McKinsey & Company y publicado en Education week. Los países que arrojan mejores resultados en el ranking PISA (Canadá, Finlandia, Japón, Nueva Zelanda o Singapur), son muy selectivos sobre quien estudia para profesor: solamente entra el mejor 5-10% de cada curso de secundaria. La profesión, el oficio de maestro está bien pago en comparación con el sector privado, y tiene prestigio renovado.

Qué poca diferencia con lo que ocurre en mi tierra, como que he comentado en otro artículo: manan, manan ¿de que estamos hablando?( http://josesoriano.com.ar/2007/09/12/manan-canchu/)

Anuncios

Un comentario sobre “La violencia expresa lo que no aprendieron a decir: “el mundo no ha de ser muy grande porque los niños pobres no cabemos en él”

  1. Ojalá pudiera aportar algo a lo dicho pero no me queda nada.

    Solo me queda decir algo obvio, que este es el mayor de los problemas del mundo y que te mando un fuerte abrazo.

    Pero te cuento una anécdota. Hoy esperaba a un amigo en el Aeropuerto. La gente tardaba en salir y había impaciencia entre varios. Varios chicos dando vueltas por la puerta de salida, pasando los límites. Una guarda que tenía que salir cada cinco minutos para pedir que no pasaran la línea -algo que quedaba bien claro por el cartel. Los chicos que miraban y pasaban, que seguían pasando mientras hablaba la guarda; uno que se puso a tocar los botones del teléfono interno del Personal. Los padres que en ningún momento ni atisbaron a decirle a sus hijos que había que esperar donde hay que esperar y que eso no se toca.
    Mi primera, egoísta e intolerante reacción fue no poder creerlo; al rato me morí de tristeza, no hay error cuando no se registra que se lo está cometiendo.

    Otra vez, un fuerte abrazo, Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s