Un día como hoy hace 100 años Simone de Beauvoir

bazar de experiencias, educación

f054mh07.jpg¿Tenemos derecho a desvestir en la tapa de una revista a un ícono intelectual aunque ella sea el arquetipo de la mujer libre y un símbolo de la libertad sexual? Es la pregunta que establece esta semana Pierre Assouline en su excelente blog “la Republique des livres.” En su artículo, titulado Beauvoir entre “Hommage et racolage“, se refiere a la tapa del 3 de enero pasado de la revista Le Nouvel observateur que en ocasión del centenario del nacimiento de Simone de Beauvoir publicó una foto inédita, o al menos poco conocida, que la muestra desde un punto de vista provocador- como siempre le gustó ser- que confirma además que su apellido estaba bien representado tanto físicamente como intelectualmente ;-) (Beauvoir – bello ver -) cuando tenía 45 años.

Por esas jugarretas de la memoria (en tanto recuerdo) ayer comentaba en el magnífico blog de Estrella acerca de la vejez, y al pasar recordé a Simone de Beauvoir . La cité malamente para ubicarla en sus reflexiones previas al libro que sobre los viejos la destacó en el tema.

INFORME DE RSF:Los "agujeros negros" de Internet

bazar de experiencias

 

La imagen “https://i1.wp.com/i11.tinypic.com/8fmd9mw.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.A toda acción le sigue una reacción contraria, y a la explosión de libertad de información de internet le están siguiendo sucesivos intentos de someterla, controlarla y anularla. Lo más grave es que ya no hablamos de países sin libertad de expresión, como China, Arabia Saudí o Irán, sino de las democracias occidentales que, con el argumento de “luchar contra el terrorismo y la peidofilia” o “para proteger de la piratería”, empiezan a legislar contra la libertad de expresión y el secreto de las comunicaciones en internet.

INFORME DE RSF:Los “agujeros negros” de Internet

bazar de experiencias

 

La imagen “https://i1.wp.com/i11.tinypic.com/8fmd9mw.jpg” no puede mostrarse, porque contiene errores.A toda acción le sigue una reacción contraria, y a la explosión de libertad de información de internet le están siguiendo sucesivos intentos de someterla, controlarla y anularla. Lo más grave es que ya no hablamos de países sin libertad de expresión, como China, Arabia Saudí o Irán, sino de las democracias occidentales que, con el argumento de “luchar contra el terrorismo y la peidofilia” o “para proteger de la piratería”, empiezan a legislar contra la libertad de expresión y el secreto de las comunicaciones en internet.