¿el que escribe en un blog vive?

donpepe.jpgA esta altura del año a la gente le da por ponerse a hacer balances y esta bien. A generar rankings que reafirmen sus certezas y los reafirmen en el lugar que suponen ocupan en el mundo. La gente esta acostumbrada a definir todo en blanco y negro porque les da seguridad. Como en la religión, están seguros del cielo y del infierno y de quién merece ir a cada una de estas promesas. Se olvidan de su catecismo y el limbo y los otros intermedios dejan de existir. Sólo tienen certezas. Están muy lejos de la sutileza, de la complejidad con que la vida nos premia y apuntan con el dedo para bien o para mal. Los envidio sinceramente pues siempre están en alguna vereda desde la cual situarse de manera previsible en el mundo.

Lamentablemente yo sólo se dudar y hacer o hacerme preguntas que me abruman. Siempre ando despistado por el mundo sin saber muy bien que nombre o número tienen las cosas. Ando transcurriendo y no se crea, no es fácil.

En muchos otros países es muy raro que la gente oculte su identidad en el blog. Sus avatares son en general sus fotos reales y por ende su identidad y perfil. Los blogs son también llamados bitácoras, como asimilación a los diarios que escribían los capitanes de los barcos. Entonces, en ellos algunos cuentan las vivencias cotidianas, lo que más les llama la atención. No son más que un medio técnico, una herramienta nueva que permite compartir experiencias en tiempo real o compartido. Igual que los diarios personales donde se revelan los secretos de los famosos.

“¿Vive el que escribe un diario, o solamente escribe un diario?”.(Alan Pauls).

He visto gente sistemática como Ribeyro, de quién hablamos ayer, que tenía un cuarto con una pared cubierta de biblioratos llenos de papeles, cuadernos -muchos de ellos de la tradicional librería Minerva en Miraflores- y recortes cotidianos, ordenados cronológicamente. Embriones de historia, reflexiones y personajes. Sus diarios publicados hace unos años son sin duda reflejo fiel de su propia vida. En ese caso el que escribió en su bitácora o diario vivía. No existían los blogs pero si hoy estuviera vivo lo imagino haciendo el ejercicio diario de opinar, o mejor simplemente de relatar su trascurrir usando este medio.

Agrego: ¿Vive el que escribe en un blog, o solamente escribe en el blog?

La pregunta de Estrella me genera espectativas ambiguas y relativas. No es facil responder.
Vivo en el mundo virtual desde hace muchos años,-casi 30-, conectado permanentemente y siempre en contacto con una red social latente que siempre crece con nuevos amigos virtuales o reales. He anunciado que partía a la clínica para ver nacer a dos de mis hijas la primera hace 17 años. Con los antiguos amigos o colegas como Vint Cerf o Randy Bush, o cualquier otro gurú, la respuesta es casi inmediata, antes de que pase una hora de recibir mi mensaje. Pero en tiempos mas modernos esta es diferida. Relativizada en el tiempo un mes después, o nunca, afirmando que mi mensaje se coló en el buzón de spam…

A pesar de ello mi vida real, mis vidas, pues siento que he tenido varias distintas, estan completamente integradas en la red. No tengo temor ni oculto nada en ella. “Soy googleable” desde antes de que exista google.
Aquí en el sur no es fácil saber si el que está al otro lado existe o es un personaje. Escondidos en el anonimato muchos existen, opinan, sufren, se enojan y casi nunca son indiferentes a lo que pasa en este pequeño espacio en que nos debatimos, pero nunca dan la cara. Sé de muchos que se esconden detrás de máscaras y seudónimos. Otros son simplemente políticamente correctos. Los que sufren andan paranoicos por la vida, desonfiando de todos y de todo.

Voluntariamente y a pesar de los consejos y la experiencia desde siempre confío sin tapujos en la gente. No tengo anticuerpos para las relaciones humanas y soy lo que soy. No pidan más pues es lo que hay.

Lo que escribo a veces es apurado. Va sin corregir y con pasión que incluyen mis desmemorias, mis faltas de sintaxis y ortografía. Soy lo que he vivido y lo cuento, y lo escribo -como el protagonista de memento-mas para juntar lo que me ha pasado, para mí, que para que me lean. Me muevo por puro temor a olvidarlo o tal vez no ser coherente. Esto está muy largo, disculpen.

Un abrazo fraterno y el deseo franco de que pasen un muy buen fin de semana.
js

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s