La educación en Finlandia

por Juha Ojanen,
Encargado de información Ministerio de Educación
Foto: Kari KuukkaHaga clic

Uno de los objetivos del sistema educativo finlandés es velar por las capacidades, las aptitudes y la cultura de toda la población. El principio de la educación permanente – ofrecer la posibilidad de aprender algo nuevo durante toda la vida – es un importante objetivo de todo el sistema, desde la educación básica hasta la destinada a los adultos. El gasto público en educación representó en 1998 el 6,2% del PNB (el promedio de los países de la OCDE es del 5,3%). Los finlandeses poseen un elevado nivel educativo. En las comparaciones internacionales se destaca especialmente la educación de los jóvenes. La evaluación PISA (Proyecto Internacional para la Producción de Indicadores de Resultados Educativos de los Alumnos) realizada por la OCDE en el año 2001, mostró a Finlandia entre los primeros países del mundo.

Ver también en :Manan, manan:¿de qué estamos hablando
Por qué los finlandeses educan mejor:


Educación preescolar

En Finlandia no existen instituciones específicas de educación preescolar, sino que la misma se imparte en escuelas y jardines de infantes el año previo al comienzo de la escolaridad. El objetivo del nivel preescolar es fortalecer las aptitudes de aprendizaje de los niños. En la práctica se les enseñan nuevos conocimientos y capacidades a través de juegos. Aunque la misma no es obligatoria, la ley establece que los municipios deben organizar educación preescolar gratuita para todos los niños de 6 años. Actualmente la mayoría de ellos recibe educación preescolar.

La escuela básica

El itinerario de la instrucción comienza en Finlandia con la escuela primaria, que los niños suelen comenzar el año en que cumplen siete. Dura nueve años y finaliza cuando el adolescente ha aprobado el programa de estudios o cumple diecisiete años. Todos los niños residentes en Finlandia, también los extranjeros, están obligados por ley a cumplir el programa de estudios de la escolaridad primaria, ya sea asistiendo a la escuela básica o adquiriendo por otros medios los conocimientos equivalentes a su programa de estudios. La asistencia a la escuela no es en sí obligatoria. El principio de la escolaridad obligatoria es casi tan antiguo como el país: Finlandia se independizó en 1917 y la escolaridad obligatoria se instituyó en 1921. La legislación actualmente vigente data de 1998.

 

© Credo Imagebank/Pekka LempiäinenHaga clicEscolares

 

La prestación de la escolaridad primaria está a cargo de los 450 municipios en que se divide el país, que tienen el deber de organizar enseñanza para todos los niños en edad escolar residentes en su territorio, o de ocuparse de que reciban instrucción. La ley establece que la escuela básica es gratuita para todos. Además de la enseñanza, también son gratuitos todos los útiles y textos escolares, y los alumnos almuerzan gratuitamente en la escuela. La enseñanza debe impartirse cerca del hogar de cada niño. Los municipios son responsables de organizar y pagar el transporte de los alumnos que residan a más de cinco kilómetros de las escuelas.

La escuela básica no otorga títulos, pero su cumplimiento da acceso al segundo nivel de educación: las escuelas profesionales o el bachillerato.

En Finlandia hay unas 4.000 escuelas primarias. Cada año ingresan unos 60.000 niños al primer curso, y en el año 2002 hay unos 580.000 alumnos matriculados.

En la escuela básica los seis primeros cursos están a cargo de maestros/as, que enseñan todas o casi todas las materias. En los tres últimos cursos hay profesores por asignatura. El objetivo general establecido para la enseñanza básica es apoyar el desarrollo integral de los alumnos como individuos y miembros de la sociedad éticamente responsables. La educación básica pone el énfasis en la enseñanza de los conocimientos y destrezas necesarios en la vida. La ley obliga a organizar una enseñanza especial para los alumnos con dificultades de aprendizaje.

 

© Credo Imagebank/Hannu HaukkalaHaga clicNiños en su primer día de escuela.

© Paul WilliamsHaga clicEn Finlandia funcionan unas 4.000 escuelas básicas, donde se educanaproximadamente 580.000 alumnos.

 

Las materias de la escuela básica son lengua materna (finlandés o sueco), el otro idioma nacional, idiomas extranjeros, matemáticas, física, química, historia, instrucción cívica, educación física, música, artes plásticas, manualidades, economía doméstica, religión o educación ético-filosófica, biología, geografía y medio ambiente. En algunos cursos los alumnos también pueden elegir asignaturas optativas según sus intereses. El sistema educativo finlandés ha obtenido buenos resultados en las comparaciones internacionales. Por ejemplo en lectura y comprensión de textos los escolares finlandeses se cuentan entre los mejores del mundo.

El calendario lectivo de la escuela básica tiene 190 días de clase. Los cursos culminan a finales de mayo con la fiesta de primavera, que da inicio a las vacaciones de verano, que se extienden hasta mediados de agosto. Durante el año hay varios períodos de vacaciones: en otoño, en las fiestas navideñas, y una semana de vacaciones de esquí en febrero o marzo.

Después de la escuela básica

Al finalizar la escuela primaria los jóvenes se encuentran frente a una importante elección: continuar desarrollando su cultura general en el bachillerato, o comenzar una formación profesional en un instituto.

El bachillerato

El bachillerato está destinado en principio a los jóvenes de 16 a 19 años. Los liceos seleccionan a sus alumnos en función de sus calificaciones de la escuela primaria. El currículo del bachillerato puede cursarse en dos, tres o cuatro años, pero el ritmo de estudios es muy individual. Los programas están estructurados en cursos por asignatura, y la elección de cursos va determinando el avance en los estudios. Debido a las distintas opciones de los alumnos, en el liceo no hay itinerarios fijos ni grupos por aula. El currículo comprende estudios obligatorios, especializados y aplicados.

 

Foto: Matti TirriHaga clicEl tradicional festejo de los estudiantes que terminan el liceo, poco antes de los exámenes finales del bachillerato.

 

El bachillerato culmina con un examen final que se realiza homogénea y simultáneamente en todo el país. El mismo comprende cuatro pruebas obligatorias: lengua materna (finlandés o sueco), el segundo idioma nacional (finlandés o sueco), un idioma extranjero y matemáticas o ciencias. En la prueba de ciencias se pueden elegir preguntas de biología, geografía, química, física, historia e instrucción cívica, religión, educación ético-filosófica, filosofía o psicología. Además de las materias obligatorias, los estudiantes pueden examinarse en otras optativas. Las pruebas de idiomas comprenden ejercicios escritos y de comprensión oral. El currículo del bachillerato será reformado en los próximos años. El examen es elaborado cada año por una comisión ad hoc dependiente del Ministerio de Educación, la que también corrige todas las pruebas siguiendo principios unificados. Como símbolo de la obtención del título, los nuevos bachilleres reciben cada año en primavera u otoño la tradicional gorra blanca.

Al aprobar el bachillerato, los jóvenes adquieren competencia para la educación superior. El bachillerato es en primer lugar una etapa preparatoria para el nivel terciario. Actualmente más de la mitad de los jóvenes ingresa cada año en el bachillerato, pero también lo pueden cursar más adelante, como adultos.

Formación profesional básica

Si después de la escuela primaria el adolescente elige seguir una formación profesional, tiene una gran cantidad de alternativas escolares y especialidades para elegir. La formación profesional básica se puede adquirir tanto en institutos como en centros de trabajo, mediante un contrato de aprendizaje.

 

Foto: Kari KuukkaHaga clicLa instrucción profesional incluye, además de la educación teórica, períodos en los talleres y laboratorios de los mismos institutos y prácticas en sitios de trabajo.

 

La oferta comprende 75 títulos profesionales básicos agrupados en las siguientes áreas: recursos naturales, técnica y comunicaciones, comercio y administración, turismo, restauración y economía doméstica, estudios sociales y de la salud, servicios culturales y actividades de ocio, físicas y deportivas. Los objetivos de la formación profesional básica establecidos por ley son brindar la capacidad profesional necesaria en la vida laboral y preparar a los alumnos para ejercer una profesión independiente. Los títulos básicos se obtienen en tres años, y otorgan competencia para continuar estudios superiores.

Los institutos de educación profesional seleccionan a sus alumnos principalmente en función de sus calificaciones escolares, pero algunos organizan también pruebas de admisión. Todos los currículos de formación profesional básica incluyen lengua materna, el segundo idioma nacional, un idioma extranjero, matemáticas, física y química, ejercicios físicos e higiene, estudios sociales, empresa y práctica laboral, y arte y cultura. También se exige un trabajo final.

La instrucción profesional finlandesa incluye, además de la educación teórica, períodos en los talleres y laboratorios de los mismos institutos y prácticas en sitios de trabajo. La formación profesional básica está organizada por los municipios, mancomunidades intermunicipales y el sector privado. La enseñanza es gratuita.

En los contratos de aprendizaje el centro de educación, la empresa y el trabajador firman un contrato de trabajo y aprendizaje a plazo fijo. El aprendizaje se produce en la labor práctica. Otra forma de obtener títulos es el sistema llamado de exhibición, en el que independientemente de la manera de adquisición de los conocimientos, el aspirante puede demostrar en unas pruebas de evaluación que domina los conocimientos y destrezas de la profesión. Se puede participar en las pruebas sin una instrucción preparatoria previa, directamente con lo aprendido trabajando.

Educación superior

El sistema de educación superior está integrado por las universidades y las escuelas superiores. La premisa del funcionamiento de las universidades es la unidad entre investigación y enseñanza. La función básica de las universidades es realizar investigación científica eimpartir la enseñanza más elevada basada en la misma. Las universidades expiden títulos inferiores (llamados candidaturas), superiores (maestrías) y de postgrado (licenciaturas y doctorados). También imparten enseñanza complementaria y organizan la llamada universidad abierta. Las escuelas superiores profesionales, básicamente orientadas hacia una salida laboral, son por naturaleza polifacéticas y regionales. Expiden títulos terciarios con enfoque profesional. Las universidades y las escuelas superiores están distribuidas por todo el país, y se procura asegurar oportunidades de estudio equitativas para todos independientemente del sitio de residencia.

Universidades

La institución universitaria representa las tradiciones más antiguas de la historia de la educación finlandesa. La primera universidad, la Academia de Turku, fue fundada en 1640. La actividad universitaria se basa en la libertad científica y en la autonomía. Por autonomía se entiende que el sistema de toma de decisiones de las universidades es muy independiente. Las universidades y las facultades se dan sus normas y deciden sus planes de enseñanza. Las universidades también fijan la cantidad de plazas para las distintas carreras. Las veinte universidades de Finlandia son del estado, el que aporta la mayor parte de su financiamiento. Los estudios universitarios en principio están al alcance de todos, ya que no se cobran matrículas.

 

Foto: Credo Imagebank/Timo MerensiltaHaga clicLa Universidad Polítécnica de Helsinki se encuentra en Otaniemi, Espoo. Su edificio principal fue diseñado por el arquitecto Alvar Aalto.

 

Las funciones de las universidades, establecidas por ley, son fomentar la libre investigación, las ciencias y las artes, e impartir la enseñanza superior basada en la investigación. Las universidades deben organizar su gestión para alcanzar un elevado nivel internacional en la investigación, la enseñanza y la instrucción, observando los principios de la ética y las buenas prácticas científicas.

Las universidades seleccionan a sus alumnos mediante pruebas de admisión. Tienen plazas para aproximadamente un tercio de los jóvenes de cada promoción. Las principales áreas de estudio son las ciencias técnicas, las humanidades y las ciencias naturales. Las universidades expiden títulos inferiores y superiores, y títulos científicos de postgrado, que son las licenciaturas y doctorados. Los estudios de un título inferior suelen durar tres años (120 créditos o semanas académicas), y los de un título superior unos cinco o seis años (160 a 180 créditos).

En las universidades finlandesas había en el año 2000 más de 150.000 estudiantes matriculados en carreras de grado, entre ellos más de 3.700 extranjeros. La red universitaria cubre todo el país, hasta la septentrional Laponia. Diez de las universidades tienen varias facultades, tres son politécnicas, tres están especializadas en ciencias económicas y cuatro son de formación de artistas. Fuera del ámbito del Ministerio de Educación funciona la Escuela Superior de Defensa, que se ocupa de la educación militar superior.

Escuelas superiores profesionales

La característico de las escuelas superiores profesionales es su estrecha relación con el ámbito laboral. Su objetivo es preparar a los estudiantes para desempeñarse como profesionales expertos en distintas ramas.

 

Foto: Kari KuukkaHaga clic

 

El sistema de escuelas superiores profesionales es bastante joven, pues se creó en los años noventa. La reforma obedeció a la intención de canalizar el crecimiento de la matrícula de la enseñanza superior de las universidades a las escuelas superiores profesionales.

El requisito de ingreso en las escuelas superiores profesionales es el bachillerato o un título de formación profesional básica. Estas instituciones se diferencian de las universidades en que en vez de ser estatales, son municipales o privadas. El estado no obstante soporta el 57% de sus costos básicos. Los títulos son especializados por profesión, y se obtienen en 3,5 o 4 años (140 a 160 créditos). Para titularse, además de aprobar el plan de estudios, se debe hacer un período de práctica laboral y un trabajo final.

Las escuelas superiores profesionales imparten enseñanza en las siguientes áreas: técnica y comunicaciones, comercio y administración, servicios sociales y de salud, servicios culturales, turismo, restauración y economía doméstica, recursos naturales, humanidades y magisterio. El Ministerio de Educación debe aprobar los currículos de grado, pero las escuelas deciden independientemente sus planes de estudios. En el año 2002 se iniciará una experiencia piloto de estudios de postgrado (de 40 a 60 créditos) en las escuelas superiores profesionales en ciertas carreras en las que la demanda laboral así lo requiere. En las 29 escuelas superiores profesionales de Finlandia había en el año 2000 unos 114.000 alumnos en carreras de grado.

En las universidades y escuelas superiores profesionales hay plazas para un 65% de los jóvenes de cada promoción. Uno de los objetivos del gobierno es incrementar el número de ciudadanos con títulos terciarios.

Finlandia: Población según grado de instrucción (2000)

Datos según la clasificación del Instituto Nacional de Estadísticas

sin título posterior al ciclo obligatorio (escuela básica, primaria, preparatoria) 40.6 %
con título secundario 36.1 %
con título superior 23.3 %
doctores 0.3 %

Educación para adultos

La educación para adultos se ha convertido en un importante sector de la política educativa finlandesa, especialmente en las dos últimas décadas. Las generaciones mayores tienen un menor nivel de instrucción que los jóvenes, por lo que necesitan educación adicional y complementaria. Al acercarse la fecha de jubilación de las grandes masas nacidas en el baby boom de la postguerra, volverán a incrementarse las necesidades de educación de la población adulta. Comparados con el resto del mundo, los finlandeses adultos son entusiastas estudiantes: cada año alrededor de un millón de personas participa por propia iniciativa en alguna de las más de mil actividades educativas para adultos organizadas por institutos o universidades. La extensión total de estos programas es de unas diez millones de horas de clase.

La educación para adultos se imparte en universidades, escuelas superiores profesionales, institutos, centros de capacitación para adultos, academias con internado, institutos populares y universidades de verano. Sus programas ofrecen estudios que otorgan títulos básicos, una amplia oferta de asignaturas de carreras de grado, estudios preparatorios para los exámenes de exhibición de capacidades (por ejemplo para títulos en idiomas y profesionales), y educación adicional y complementaria para iniciar contratos de aprendizaje y mejorar la competencia profesional. Asimismo la educación del adulto puede incluir estudios de cultura cívica, de capacitación social o vinculados con intereses propios. Los estudios que otorgan títulos son gratuitos. Los otros suelen ser pagos; la oferta contiene desde cursos gratuitos hasta otros con tarifas comerciales. El Ministerio de Educación financia la educación del adulto y es responsable de su desarrollo.

Los adultos pueden cursar la escuela básica y el bachillerato, o hacer los exámenes de éste, en liceos para adultos o en las líneas para adultos de los liceos. En los liceos para adultos también se enseña a alumnos extranjeros.

La mayoría de los estudiantes adultos estudian paralelamente a su trabajo. Constantemente se desarrollan las posibilidades de estudiar sin profesor y a distancia, para facilitar la asistencia al empleo. Los adelantos de la informática han permitido mejorar cualitativa y cuantitativamente la enseñanza a distancia.

La capacitación del adulto es una importante herramienta de política laboral. Su objetivo es mejorar la oferta de mano de obra cualificada y ayudar a los desempleados a reinsertarse en el mercado de trabajo. Un grupo que requiere especial atención son los desocupados de largo plazo. La capacitación de la fuerza de trabajo se incrementó especialmente en los años noventa cuando la depresión mundial golpeó duramente a Finlandia debilitando sensiblemente el nivel de empleo. La capacitación de la mano de obra está a cargo del Ministerio de Trabajo, el que contrata con distintas instituciones cursos y otros medios de capacitación para los desempleados y las personas en peligro de desempleo.

La administración de la educación en Finlandia

El Parlamento de Finlandia establece los principios generales de la política educativa y la legislación correspondiente. La ejecución de las políticas pertenece al ámbito del Consejo de Estado, al Ministerio y a la Dirección Nacional de Educación. El Ministerio de Educación es la autoridad principal que supervisa la oferta educacional oficialmente subvencionada. La participación del Ministerio de Educación en el presupuesto estatal es del 14%. La meta principal del Ministerio de Educación es brindar a los ciudadanos la posibilidad de desarrollarse mediante la educación y los servicios culturales, asegurarles la capacitación profesional que requiere la vida laboral, fortalecer la cultura nacional y fomentar la cooperación internacional. En la administración central sus principales socios en el campo de la política educacional son los Ministerios de Trabajo, de Asuntos Sociales y Salud Pública y de Comercio e Industria.

 

Haga clicSystema educativo

 

El Ministerio de Educación elabora para el Consejo de Estado y el Parlamento las leyes, decretos y resoluciones sobre los asuntos de su competencia. También participa en la preparación de las normas de la UE y de las decisiones sobre cooperación sectorial. El Ministerio dirige y desarrolla la gestión de su esfera administrativa. Distribuye las partidas presupuestarias a las entidades estatales y concede participaciones y subvenciones a los municipios, las mancomunidades intermunicipales y a asociaciones privadas.

Los estudios que otorgan títulos son gratuitos en todos los institutos y universidades pertenecientes al sistema educativo oficial de Finlandia. Los estudiantes pueden recibir subsidios para toda instrucción posterior a la educación básica.

Anuncios

Un comentario sobre “La educación en Finlandia

  1. Juha Ojanen:
    ¿Existen instituciones en otros países que sigan sus Planes de Estudio de Educación Preescolar y Primaria y que cuenten con el Reconocimiento Oficial del Ministerio de Educación de Finlandia?
    O, ¿sería posible iniciar un proyecto internacional que aplique los Planes Educativos de Finlandia en otros países y estos sean evaluados por las autoridades educativas finladesas?
    Gracias por su atención
    Alfonso Nava de los Reyes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s