Foro de Gobernanza de Internet (FGI) en Río de Janeiro

 Hablemos del gobierno de Internet

Durante esta semana se realizó en Río de Janeiro la segunda reunión del Foro de Gobernanza de Internet, un espacio de diálogo nacido tras la Cumbre Mundial para la Sociedad de la Información. En 4 días de intenso trabajo, personas de todo el mundo discutieron sobre temas como acceso, diversidad, seguridad, apertura y recursos críticos de internet. A quienes estén leyendo este artículo disponible en Internet, les interesará saber qué es esto del FGI. Y a quienes aún no pueden leerlo, paradójicamente, también.

El Foro de Gobernanza de Internet (FGI) es convocado desde 2006 por Naciones Unidas en cumplimiento del mandato recibido por los acuerdos surgidos de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información, realizada en dos fases: la primera en Ginebra en 2003 y la segunda en Túnez en 2005.

Los roles y funciones del FGI están establecidos en los párrafos 72 a 79 de la Agenda de Túnez para la Sociedad de la Información. La primera reunión del FGI se celebró en Atenas, en octubre de 2006 y este año Brasil fue el país anfitrión de esta reunión que es la segunda de un total de cinco.

El Foro de Gobernanza de Internet es una reunión que, de alguna forma, rompe el molde tradicional de Naciones Unidas. Como dijera Sha Zukang, secretario general de Asuntos Económicos y Sociales de Under durante la ceremonia de apertura, se trata de un “nuevo modelo de cooperación internacional” que, como internet, “está en constante evolución”. El FGI no es un espacio creado para tomar decisiones o para negociar: se propone juntar a personas provenientes del sector privado, del sector gubernamental y de la sociedad civil para favorecer el intercambio de informaciones, compartir buenas prácticas y aprendizajes.

Representantes del gobierno, empresarios y organizaciones de la sociedad civil discutieron en torno a cinco temas principales, establecidos como prioritarios tras la discusión mantenida en el primer FGI en Atenas y las consultas posteriores: acceso, diversidad, apertura, seguridad y recursos críticos de internet.

La organización del evento supuso varios tipos de reuniones: las sesiones principales, las sesiones de devolución, talleres, coaliciones dinámicas, foros abiertos y foros de buenas prácticas. Ciertas temáticas importantes como la dimensión de desarrollo y la capacitación se plantearon como prioridades a ser trabajadas en forma transversal a todos estos espacios.

Bajo el tema “Acceso” (uno de los más “calientes” del FGI) se trabajaron fundamentalmente los problemas especiales de conectividad que enfrentan Africa y los países menos desarrollados, sin litoral e insulares; los desafíos del acceso en las áreas rurales; el desarrollo de destrezas y capacidades en el uso de la tecnología; las soluciones de acceso de bajo costo; el acceso inalámbrico y móvil; la fiabilidad de infraestructura internacional, políticas de conectividad y costos; la interconexión local y regional y la regulación transfronteriza; el impacto económico del acceso; y temas relacionados a la neutralidad de la red, uno de los más polémicos dado que las empresas de telecomunicaciones obtuvieron un visto favorable de parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos para dar un tratamiento diferenciado a los paquetes de información que trafican por internet, lo que despertó las protestas de los defensores de la democratización de las comunicaciones que consideran medidas como esa un verdadero riesgo para la libertad de la red.

En términos generales, la demanda de la sociedad civil en torno al acceso se basa en la creación de un mecanismo internacional de compensaciones que regule la composición de precios para reducir desequilibrios y no dejar a los países que más necesitan de conexiones baratas a merced de los poderes que controlan las telecomunicaciones y los recursos de internet.

Bajo el eje “Recursos críticos de internet”, se discutió sobre cuestiones relativas a infraestructura, administración del sistema de dominios de nombre y protocolos de internet (IP), administración del sistema de servidores raíz, estándares técnicos, interconexión, infraestructura de las telecomunicaciones, incluyendo convergencia tecnológica y multilinguización.

En “Diversidad”, se trabajó en torno a generación de contenidos locales, el papel de los estándares abiertos en la promoción de la diversidad, políticas públicas y generación de contenidos de parte de los/as usuarios/as, las comunidades linguísticas que desarrollan nombres de dominio internacionalizados y desarrollan contenido multilinguistico, entre otras cuestiones.

Apertura” involucró discusiones en torno a libertad de expresión y el rol de los gobiernos en la protección de ese derecho, protección de la privacidad y su relación con la libertad de expresión, software libre, software propietario y estándares abiertos, los desafíos en cuanto al acceso a información y conocimiento, relaciones entre regulaciones nacionales sobre libertad de expresión y una internet sin fronteras, entre muchos otros puntos.

Seguridad” supuso interesantes debates en torno a amenazas a la seguridad como ciberdelitos, ciberterrorismo, la cooperación internacional en estos temas, seguridad de los recursos de internet, desafíos a la privacidad en un ambiente de seguridad (relativos a la libertad de expresión, privacidad e identidad, privacidad y desarrollo), cuestiones de seguridad relativas a la infancia y protección de niños y niñas del abuso y la explotación en ambientes en línea. El tema de la explotación sexual infantil a través de las TIC fue recurrente en varios talleres y las reflexiones de todos los involucrados giraban en torno a la advertencia de que el mundo online supone los mismos riesgos y demanda el mismo respeto a los derechos básicos que el offline. El mundo online y offline están entrelazados, por lo que no hay que pensar que la virtualidad del mundo en línea es menos riesgosa que, por ejemplo, salir a la calle y subirse al auto de un desconocido.

También se dejó espacio para lo que se dio en llamar “Temas emergentes”, entre los que se trató las implicancias políticas de internet móvil y tecnologías inalámbricas, así como las implicancias políticas de los contenidos generados por los/as usuarios/as, entre otros.

En la sesión del último día del FGI bajo el título “Taking Stock and the Way Forward”, la panelista Jeanette Hofmann, investigadora del Social Science Research Center de Berlin, destacó el desbalance de género como una de las cuestiones a mejorar en miras al próximo FGI a realizarse en Nueva Delhi. “Estoy segura que muchos de ustedes habrán notado esto pero ha habido una diferencia enorme entre el porcentaje de mujeres en la audiencia y el porcentaje de mujeres en los paneles”, afirmó. “Se supone que el FGI es un espacio innovador. Esto también debería incluir la diversidad de especialistas que invitamos a nuestros paneles”, agregó. “Han sido bastantes los paneles en que no hubo ni una mujer. ¿No podemos hacerlo mejor?”, desafíó.

En esta línea, durante el tercer día del Foro de Gobernanza de Internet se formó la Coalición Dinámica sobre Género y Gobernanza de Internet, impulsada por el PARM de APC, EMERGE-Centro de Pesquisa e Produção em Comunicação e Emergência of Fluminense Federal University in Brazil y IT for Change. Este espacio busca asegurar que los principios de la equidad de género no queden al margen de los procesos de gobernanza de internet donde se discuten temas trascendentales para las mujeres tales como privacidad, regulación de contenidos, acceso, libertad de expresión, entre otros.

Una de las propuestas concretas presentadas fue la del Consejo de Europa (intergubernamental) y la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (sociedad civil), relativo a un código para la participación pública en la gobernanza de internet. Se trata de un mecanismo autoregulador para fomentar la participación, el acceso a la información y la transparencia en la gobernanza de internet, que refleja el compromiso del Consejo de Europa con el concepto de valor de servicio público de internet.

La colombiana Sylvia Cadena, representante de WiLac y la única mujer latinoamericana panelista en una de las sesiones principales y en los talleres de este FGI, destacó que “ha sido un espacio mucho más abierto y participativo que el de Atenas y ha habido una preocupación mucho más visible de que la gente que participa como público tenga la posibilidad de hacer preguntas y que sean respondidas, quizás con algún que otro error de procedimiento sobre todo en las sesiones de reportes sobre los talleres que se han venido haciendo en paralelo pero en general se notó un mejor ambiente en lo que la gente presenta, una mayor receptividad”. La explicación que Sylvia encuentra para esto pasa por “la manera en como se organizó la agenda y el tipo de personas que seleccionaron para los paneles”.

“Otra cosa que me pareció interesante es que se hizo un énfasis muy fuerte en que la gente no usara presentaciones sino que aprovechara el foro para promover sus propios proyectos y limitar sus contribuciones a un máximo de 4 o 5 minutos y la gente ha sido en general bastante respetuosa de eso y ha permitido que se avance mucho en la discusión, por lo menos de los temas más relevantes. Creo que es una apuesta interesante porque hace que la gente piense un poco más qué es lo que va a decir, qué es lo que quiere aportar y reflexionar más, para no seguir hablando de lo mismo”, agregó.

Bertrand De La Chapelle, representante francés del GAC (Governmental Advisory Committee), señaló en la sesión de evaluación durante el último día que considera como una dimensión negativa del FGI Rio el poco espacio que se propició para la interacción informal de las personas participantes. En un evento con tantas actividades debe proponerse planificar estos momentos para favorecer los encuentros informales para que las personas intercambien sus ideas y experiencias por fuera de la agenda formal.

Como saldo positivo de esta reunión, De La Chapelle rescató el hecho de que se haya añadido en este segundo capítulo del FGI una nueva línea temática como fue la de recursos críticos en internet. Y subraya además la forma civilizada en que se dio el debate en torno a este tema: “esto significa para mi que las personas están alejandose un poco de la pelea tradicional en estos temas y estamos empezando a considerar esos temas tan delicados, importantes y contenciosos, como un problema en común. No como una pelea entre nosotros si no como un problema en común que tenemos que abordar. Y creo que ese es un elemento alentador, porque el FGI trata sobre el entendimiento de percepciones diferentes antes de avanzar en encontrar soluciones”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s