60/40 las medidas de la derrota (tres de cuatro)

Por José Soriano elmosquito.gif


384643_570879569618786_1127526188_nAprovecho la oportunidad que me da la respuesta a un post de Mickey en cosmopista, para publicar algunas ideas complementarias, antes de la veda. Decir que lo que nos une es el espanto faltaría a la verdad, quedaría bien como figura literaria, pero no serviría para mucho.
Yo creo que a muchos de nosotros lo que nos amontona es el desconcierto y el origen humanista y sensible de nuestra visión del mundo. Tal vez también nos une la responsabilidad y la esperanza de intentar cambiar el rumbo de lo que creemos se dirige hacia el abismo. Es posible que también sea que estamos juntos porque compartimos algunas reflexiones sobre valores, estética, ética y moral.

Más simplemente puede ser que a casi todos nos complacen muchas cosas parecidas, leer, comer bien, la amistad, la cordialidad, la no estridencia…(rellene los puntos suspensivos con muchas coincidencias más). Pero lo que es seguro es que nos une el desconcierto. Estamos todos medio perdidos y a veces en ataque de pánico frente a la errática realidad que nos arrincona y que a veces pensamos que es personal.

Hace muchos años, en mi primer regreso, en la redacción de Clarín un colega joven me enfrentó al cambio que había sufrido la Argentina de manera brutal; como quién suelta una puteada, me dijo:

“el problema que tienen ustedes, los de su generación, es que son todos “morales”. Nosotros los que nos hemos criado en la dictadura somos “amorales”. Aunque te cueste entenderlo no somos ni buenos ni malos, simplemente no nos manifestamos, no juzgamos y eso es lo que nos ha permitido sobrevivir en la dictadura”.

Aunque se trataba de pura justificación me ayudó mucho a ir comprendiendo mucho de lo que ocurrió después con la democracia.

Lo cierto es que la sociedad ha cambiado y lo que antes eran valores “universales”, es decir aceptados por todos, han devenido en valores “individuales” y muchas veces en conflicto de intereses. Los otros ya no nos interesan mientras no nos ataquen. Ya no funcionamos como sociedad. No tenemos rumbo colectivo.

Todos los valores, categorías y verdades que conocíamos han perimido en favor del consumo y la globalización.

En lo personal he emprendido el camino de vaciar el disco duro y comenzar a des-aprender para entender. Lo inicié cuando me di cuenta que me estaba convirtiendo en un “ancien combattant” que, como nuestros padres, me conformaba afirmando que todo tiempo pasado fue mejor. Para encontrar hacia dónde ir parece necesario un nuevo doloroso aprendizaje y una construcción (¿re-construcción?) paciente.

Para entenderlo mejor yo me estoy soplando nuevamente la obra de Zygmunt Baumann. En estos días “Ética posmoderna” (Editorial Siglo XXI) está escrito en un lenguaje muy ágil y de divulgación que lo hace de fácil y agradable lectura. Junto a sus otras obras conforman un diagnóstico del mundo que permite despejar la niebla e intentar comprender mejor lo que nos pasa, tanto en lo individual como en lo social:

En la posmodernidad, el comportamiento ético correcto, antes único e indivisible, comienza a evaluarse como “razonable desde el punto de vista económico”, “estéticamente agradable”, “moralmente adecuado”. Las acciones pueden ser correctas en un sentido y equivocadas en otro. ¿Qué acción debería medirse conforme a un criterio determinado? Y si se aplican diversos criterios, ¿cuál deberá tener prioridad?
La “agenda moral” de nuestros días abunda en asuntos que los estudiosos de temas éticos del pasado apenas tocaron, ya que entonces no se articulaban como parte de la experiencia humana. Basta mencionar, en el plano de la vida cotidiana, los diversos problemas morales que surgen de las novedosas relaciones de pareja, sexualidad y relaciones familiares, notorias por su indeterminación institucional, flexibilidad y fragilidad; o bien la gran cantidad de “tradiciones” que sobreviven, han resucitado o se inventaron, para disputarse la lealtad de los individuos y reclamar autoridad para guiar la conducta. Y, en el trasfondo, el contexto global de la vida contemporánea presenta riesgos de una magnitud insospechada, en verdad catastrófica: genocidios, invasiones, “guerras justas”, fundamentalismo de mercado, pogroms, terror de Estado, de credo y hasta de raza, género y edad.

Me queda cada vez mas claro que estamos en un momento crítico del mundo. En una era bisagra en la que profundos cambios serán necesarios para evitar una catástrofe mayor. También me queda claro que la Argentina, por primera vez en varias décadas, ingresa en un período de bonanza que no hay que desaprovechar y al que debemos ponerle mucho valor agregado (re)distribuyendo.
El tema es largo pero no deseo abusar. Este escenario extremadamente complejo demanda participacion activa, organizada, innovadora e inteligente de los ciudadanos. Si no, no será.

Transformar la cultura de consumidores en una nueva cultura ciudadana exige la participación de todos cotidianamente; más y mejor educación y mayores espacios de participación ciudadana (abandonando esforzadamente las urgencias inmeditas de clientes sin responsabilidad).

En vísperas de elecciones nada es evidente a los ojos, pero hay un partido único con enorme poder y con cuadros preparados tanto para administrar como para perpetuarse. Tenemos candidatos que escuchan pero no dialogan (que en esta elección ganarán alguito) pero que como ninguno se postuló mediante internas llevarán esa cultura a las instituciones y va a ser dificil, muy dificil. Pero, a la uruguaya, vamo arriba con esperanza en que podemos.

identidad

alternativa1Me reafirmo en lo ya dicho en otros posts, deposito mi esperanza en la construcción en la que espero participar de Binner, Sabatella y Ríos, que tienen como aliado natural la construcción paciente de la CTA.

Anuncios

2 comentarios sobre “60/40 las medidas de la derrota (tres de cuatro)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s