blogs: Tertulias de café

Publicado originalmente en: Septiembre 17, 2007 a las 11:22cafepombo.jpg

.. Algunos blog son el sustituto de las tertulias de Café de principios del siglo XX. Se dan elementos comunes: Exposición de ideas de una manera informal que suele girar en torno a una persona que lleva la voz cantante. En torno a la tertulia, pululaban los mismos personajes que alrededor de los blogs, gente con ganas de aprender, discutir o simplemente gorrear un poco de tiempo,atención por un momento o simplemente café.”

Parece que como en todas las cosas, en la virtualidad hay bordes más o menos afilados, más o menos empinados, y por suerte, finalmente, siempre llega la calma. Hasta la siguiente. Tal vez estas experiencias de usar servicios web 2.o nos están acercando, por fin, a las viejas mesas de café donde podemos confluir sin necesidad de ser todos iguales o pensar todos lo mismo. Esas mesas que solía frecuentar de adolecente frente al Parque Lezama. Por desgracia hoy ya no es común encontrar espacios donde poder sumar opiniones. Hoy parece que todo resta. Mientras veo a mis mujeres jugar a la “danza mancha”, juego inventado por Anahí, e intento ver el partido que ganará Boca, leo y me gusta nuevamente este post de setiembre del año pasado. Y me dedico al segundo gol de boquita.

En otros tiempos ir al cine o al “centro” tenía el gancho de permitirnos compartir un café y a veces una tertulia con amigos. En ese tiempo en que aún no reinaba la desconfianza que hoy nos liga, en aquellos tiempos, aún se podía opinar sin consecuencias. Todavía era posible encontrarnos entre iguales, y sobre todo con diversos, a compartir un rato en un acto que formaba parte de nuestra identidad.

Cuando llegó el pensamiento único, impuesto antes con la violencia destructiva del tejido social, aprendimos a construir en contra y a costa del otro. Sacarle el culo a la jeringa se puso de moda, mientras la norma es ponerle chapa a la gente y usar la maledicencia. ¿Será que ahuyenta el miedo en medio del pánico al mismo tiempo que promueve la exclusión del otro como solución negadora?. Hasta el más ligero matiz nos distancia y pone barreras donde antes no las había ni con nuestro opuesto más evidente. Nos ha invadido la desconfianza preventiva, si esa que es como las guerras de Bush.

Ha pasado el tiempo, poco a poco hemos asumido el horror, y aunque sigamos arrastrando jirones dolorosos tratando de comprender, parece que por fin se acerca nuevamente la tertulia en el bar de la esquina aunque esta vez sea virtual.

Primero, allá lejos en el tiempo, en la RCP(la red peruana) a fines de los 90, la creamos como muchas otras aplicaciones sin nombre y pronto apareció en el mundo y se llamó weblog.  Ya lejos y en otro siglo cuando se comenzó a popularizar la definimos como bitácora, asimilando su transcurrir al diario en que se cuentan intimidades y reflexiones personales. Luego, devenido blog, algunos han preferido identificarlos con el periodismo ciudadano; a otros, ¡¡¡por fin!!!, nos recuerda a las reuniones de café. Tertulias llenas de diversidad, multicolores y apasionadas como en la pizzería después del partido.

A mis catorce años estrenaba ciudad nueva, departamento de mi viejo, e independencia absoluta lejos de mis padres, a la peruana. Había venido a la Argentina a recibir buena educación. Era diariamente controlado por tías, abuelas y deliciosas primas y porque eran muy poco mayores que yo  no dejaron que me faltase nada de nada. Pero como en la mayor parte de la semana todos tenían ocupaciones múltiples, en realidad estaba solo casi siempre. Fue cuando descubrí el billar de la esquina y por fin llegué a la tertulia del barrio, esa que se armaba en la fonda frente al Parque Lezama, esa de los mozos; otras veces nos juntábamos en el Bar Británico.

Desde ese momento, para mí, la Argentina adquirió caras múltiples de gente distinta y diversa con ideas imperiosas como la forma de decir porteña, todos tratando de imponer la razón, casi siempre la suya. Con los años, cuando llegó la década de plomo, algunos de ellos, declaradamente fascistas nos avisaban furtivamente de algún compañero en cana o en riesgo. Otros fueron lo contrario, y usaron la amistad tanáticamente.

Tal vez la virtualidad nos está acercando nuevamente a esa meseta donde podemos confluir sin necesidad de ser todos iguales o pensar todos lo mismo. Tal vez nuestra identidad esté por fin madurando, sólo una mesa de café y una tertulia compartida. Nada tan grave ni de vida o muerte como para gritar o sacar los fierros para dirimir la falta de diálogo.

Anuncios

4 comentarios sobre “blogs: Tertulias de café

  1. Está muy bien. Creo que este espacio va encontrando gente afín y extiende fronteras que a veces aparecen en nuestros círculos.
    No es casual que los mismos blogs que leo sean visitados por los mismos que visitan el mío y así.
    Imagino que no soy el único que se siente tan acompañado y de a ratos tan cerca de gente que es un nombre, unas palabras, y no necesita ser nada más.

    Fraterno y agradecido, Juan

  2. El blog ha sido para mí una formidable manera de conocer gente valiosa, inteligente, talentosa y querible. En la web, como en la vida, hay de todo, sólo hay que saber buscar. Como dice Juan, finalmente quedamos unos cuantos, los mismos, que seguimos cultivando el gusto por la conversación respetuosa, el intercambio de ideas, la revisión de conceptos.
    No sé si el blog es sustituto de una tertulia compartida en una mesa de café, pero se aproxima. Faltaría el contacto de la mirada, el olor a cigarrillo, el aroma del café, el sonido de las risas. Pero de otra manera no podría haber conocido a José ni a Juan y hubiese sido una gran pena.
    Abrazo enorme

  3. Qué extraño este volver sobre una conversación ya pasada, pero me sumo, feliz de la vida.
    Muy bueno el post, comparto lo que dice, porque así lo he vivido desde el principio. El bog nos da la posibilidad de conversar casi como si el cafe estuviera allí, en el medio exacto de la mesa.
    Vaya si es novedoso, no hay experiencias previas que nos adviertan de sus peligros o que nos entusiasmen con sus victorias. Acá estamos, haciendo camino al andar. Por ahora, pura celebración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s