Del amor en los tiempos líquidos, servinacuy; el matrimonio de prueba

Por José Soriano elmosquito.gif

pareja3.jpg

imagen4.jpg

En los Andes cuando las jóvenes cambian de peinado y estrenan ropas nuevas abandonando las de la niñez, comienzan los juegos de seducción que llevan a las parejas a la gran pregunta: ¿probamos? Si la respuesta es afirmativa con otro probamos, las jóvenes andinas de miles de comunidades, con costumbres apenas distintas, son “raptadas” ritualmente con la aprobación familiar. Tienen plazo de un año para decidir si se casan o no.

wiphala1.jpgSi los interesados no se llegan a entender, la joven vuelve con sus padres y no supone ningún perjuicio moral; en el caso de que de esta unión naciera un hijo, éste se queda con la madre. “De esta relación se desprende y se comprueba, que la virginidad a nivel de los runas, no tenía ninguna importancia, más bien no tenerla, era signo de prestigio: La joven que ha tenido relaciones (sexuales) con hombres ha probado con ello, simplemente, la atracción que ejerce y de esto tenía prestigio” (Louis Baudin, “La vida cotidiana en los tiempos de los Incas”).

Este ensayo “permitía a la joven apreciar el carácter de su pretendiente y evitar así atar su existencia a la de un borracho o un bruto” (Louis Baudin, “La vida cotidiana en los tiempos de los Incas”).

imagen1b.jpg

En realidad el “rapto” de las adolescentes es previamente acordado por la pareja en la plaza, o en el río o en un juego con espejos que en la puna sirve de medio de comunicación y enlace a distancia. Muchas veces se da entre jóvenes de diferentes comunidades para evitar la endogamia. Pero siempre es por amor. Un amor rústico, campesino que eclosiona mucho más en época de carnaval al que muchos peruanos definen, con acento despectivo por prejuicio, como “amor serrano”.

La pareja se va a vivir a la comunidad del joven varón. Luego de un año y de ver si el cumple con los mandatos incaicos Ama Sua, Ama Llulla, Ama Qhella (no robes, no seas perezoso, no mientas), pero por sobre todo, de saber si el muchacho no es borracho ni violento, se casan, o no.
Como en todos lados la que decide es la reciente mujer adolescente que ya conoce la familia del novio, sus costumbres y forma de vivir. Si la joven acepta mantener la relación, que es para siempre, se prepara el “warme sunay” (matrimonio) y la familia del novio lleva ofrendas y una dote al padre de la novia. Entonces ambas comunidades o clanes se juntan para construir la que será la casa de la nueva pareja en cuyo techo ponen ramas y un toro como expresión de deseos de fertilidad y abundancia. Encierran en nichos dentro de las paredes, fetiches de bronce o piedra que representan la pareja y el deseo que sus bienes fructifiquen.

Como no hay deidades sino padres y madres, en la mayor parte del mundo andino las mujeres son las que administran los bienes y el dinero, preservan las tradiciones, rinden honor a los padres creadores y trabajan con sus hijos a la espalda, hombro a hombro con su pareja que es “para siempre” y la comunidad comparte con ellas el cuidado y la educación de sus hijos.

La costumbre del servinacuy en nuestra época ha sido revelada por una encuesta de la Universidad Católica realizada en Lima Metropolitana y Callao a propósito del tradicional Día de los enamorados en el 2007. El diario El Comercio reveló que un abrumador 70% de limeños se manifestó de acuerdo ante la posibilidad de convivir con su pareja antes de casarse, mientras que solo un 26% la consideró una “mala idea”. Para nuestra sociedad hipócrita y beata es una sorprendente novedad.

imagen1.jpg

En lo personal ando preocupado por los rincones, pensando en cuando mi hija de 17 años me traiga el próximo zaparrastroso, tatuado y lleno de pines, rockero que haya elegido como novio. Me trepo por las paredes de sólo pensar que ella dé el “probamos” provisorio y que el servinakuy familiar se realice en mi departamento. O, aquí me acota la madre preocupada: y si es en el de él? Aaaahhhhhh!!!!!!!! mamma mia supay taguagua oioioioioioioiiiiii!!!!!! (vaya sincretismo)

Anuncios

Un comentario sobre “Del amor en los tiempos líquidos, servinacuy; el matrimonio de prueba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s