La tertulia; la lectora provisoria I

frida2.jpgComo bien dice Ella, la discriminación es un bicho artero que es natural a todos los seres humanos y culturas. Parece necesaria mucha educación y humildad, mucha empatía con los demás para que seamos realmente capaces de superarla. El choque de sufrirla en carne propia es un buen remedio, pero costoso. No hay nada que deje más huellas en un ser humano que ser discriminado de cualquier forma. Ser tolerantes es un ejercicio de comprensión social no muy fácil de realizar en realidades tan complejas como las nuestras. Aprendí en Europa la discriminación y la tolerancia simultáneamente. Me discriminaron, pero hasta los discriminados formaban parte del tejido social. Allí todo era percibido como formando parte del sistema. No se pensaba de manera excluyente, hasta la época de la Margaret Thatcher, y el advenimiento del liberalismo salvaje. Esas formas de gobierno que lograron imponer el “pensamiento único” que permitió transformar sociedades de ciudadanos en sociedades discriminadas de consumidores sin derechos ni responsabilidades cívicas.

Los resultados están a la vista. Toda exclusión es revertida, tarde o temprano, bajo forma de violencia de algún tipo y es el caso de lo ocurrido en Francia hace algún tiempo.
Si bien es cierto que las comparaciones entre realidades complejas y disimiles son poco productivas, es bueno ver otras formas de desarrollo.

Pensar la sociedad, la Nación con mayúscula, reclama como bien dice Ella tiempo y compromiso sabiendo que tiene que incluir a todos. El River vs Boca, la construcción “contra”, es azarosa y cambiante. Produce borocotismo práctico.

En Finlandia y otros países donde TODOS los ciudadanos tiene igual valor y derechos, el Estado provee e iguala en oportunidades de educación, vivienda y salud a todos sus ciudadanos. No hay el mismo tipo de violencia que en otros lugares, aunque seguramente tienen otros problemas, pues nada es perfecto.

Pueden ver un reporte al respecto en “Por qué los finlandeses educan mejor”: https://onairosjs.wordpress.com/2007/05/30/por-que-los-finlandeses-educan-mejor/

Anoche mientras un amigo de visita aportó a la mesa cordero patagónico de Esquel al que acompañamos con delicioso Marcus malbec de Rio Negro, charlamos sobre televisión y política. Ambos leímos el domingo un reportaje a SERGIO FABBRINI, POLITOLOGO ITALIANO cuyo título encierra muchas claves que explican lo que nos pasa y a veces no podemos ver: “Cuando no hay un Príncipe que decide, deciden poderes ocultos”.

La lectura del reportaje da, para quién sepa leerlo, muchas claves para entender la realidad que nos aqueja. Pueden verlo en :
http://www.clarin.com/suplementos/zona/2007/08/12/z-03615.htm

fraterno
js

Anuncios

Un comentario sobre “La tertulia; la lectora provisoria I

  1. Lo más llamativo de todo es que la diferencia es ilusoria, que no hay un otro, y que sin embargo nos asimos a los rótulos como si fueran inflables en el océano de la indefinición. No nos bancamos el presente, la actualidad, el trabajo de actualizarnos, y el rótulo plancha los tiempos en un triz, acomoda las cosas, tranquiliza.

    Y luego el hermanos, el prejuicio, ese mal bien nuestro: acá todos somos algo a priori.

    Una vez más, siempre de acuerdo. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s