Feliz 28, felices Fiestas Patrias 07

Por José Soriano elmosquito.gif bandera1.jpg

 Aquí, en las lejanías de este sur hostil lleno de ausencias, sufriendo una ola de frío polar que me tiene a mal traer, los ritos por el mes de la patria toman una relevancia afectiva exagerada. Una dimensión que nunca tuvo mientras vivimos en el Perú. En familia vamos a comer a la modesta “Primavera Trujillana”, cerca de nuestro departamento en Belgrano o, si alcanza la plata, a Osaka en Palermo, que es el mejor restaurant de Buenos Aires y pertenece a unos jóvenes peruanos ex-alumnos del colegio Los Reyes Rojos, hermanos de Emilia, una amiga de mi hija que, como ella, también fue a ese colegio. Lino Bolaños, de los amigos de verdad a la distancia, me escribe para darme otra opción: “Ah!, la hija de un amigo también trabaja en un restaurant de comida novo andina por allí. Se llama Mosoq y queda en Costa Rica 5802. telf. 47757974 Si no me equivoco queda en Palermo”. La chef se llama Micha Mendoza. Dile, si vas, que le mando saludos.

Dicho esto y en este marco, veo en los diarios cómo La patria, para los exiliados voluntarios o económicos, como la de los pobres de nuestros territorios, es una ausencia omnipresente. ¿hasta cuando?


Beatriz Sarlo, maravillosa escritora Argentina, define, mejor de lo que yo nunca podría, lo que siento en esta noche de dos grados “de sensación térmica” frente a esta que es como mi ventana al mundo. Dice que “La patria para muchos es no sólo simbólica sino inmaterial, hecha de nada, o tierra de injusticias. Para otros, más afortunados, la patria significa posibilidades concretas y no sólo identificaciones abstractas. Para mí la patria fue la universidad pública (y antes las escuelas del estado que educaron a mis padres), el hospital donde llegué sola a los diez años y salí reparada cuatro meses después, el derecho y la posibilidad de vivir en la ciudad que me gusta, una serie de trabajos que nunca me llevaron muy lejos de lo que había elegido según ese impulso que llamamos vocación. Las dictaduras militares y el terrorismo de estado no fueron la patria sino la usurpación de la patria.”

[Fredemo-vargasllosa.jpg] Trajeron la corrupción a nuestras sociedades, la que continuó hasta hoy, civil y en beneficio de los muy pocos. Como alguna vez dijo mi admirado profe Alain Touraine en el pasado próximo, la desintegración del tejido social rompió el consenso. La globalización nos hizo cómplices con el “deme dos, en Miami” y por desgracia vino acompañada de un modelo importado basado en fomentar el desinterés por el otro.

Transcurrimos, impunes e inmunes, como si la exclusión a la que sometemos no nos excluyera. Hacemos como si no existiera violencia en ello y nos quejamos de la reacción que sufrimos todos, en un círculo vicioso interminable y banal. Y así andamos… ¿andamos?

Lejos, la patria toma dimensiones fabulosas pues muchos debemos habitar muchos territorios. Pero sea aquí o allá, en la patria real, “para los marginados, los muy pobres, los ignorados, los sin trabajo, los distantes”, no significa nada. O peor todavía, es un simulacro grotesco: una bandera que no resguarda, ni protege, unos símbolos vacíos que han perdido toda actualidad, un puñado de menciones históricas congeladas y quebradizas que no cobijan por igual.

Para ellos y nosotros, ser latinoamericano, Argentino o Peruano, no implica los mismos derechos. Como bien dice Beatriz, “si los derechos no son universales es porque vivimos o en una sociedad aristocrática o en una sociedad deformada por la injusticia. Como no vivimos en una aristocracia, la conclusión es que en las últimas décadas la patria se ha achicado, se ha retirado dejando desnudos a millones, como si se retirara una manta y quedaran al aire los miembros ateridos, las heridas, las deformidades”. Concluyente.

Que la patria debería ser igual para TODOS, debería ser el sur que nos guíe a gobernantes y gobernados, a ingenieros, técnicos y trabajadores especializados, como a los que trabajamos en ciencias sociales. Las diferencias se borran en los bordes (¿?) y todo debería sumar para llegar al porvenir común.

A propósito del capitalismo “yanqui”, tema que aún se discute en la lista peruana:

No parece tener un buen punto de partida un análisis que desconozca que el debate ya no pasa por dicotomías obsoletas que procuran ocultar o excusar la realidad de excluidos y excluyentes.

Tal vez sea necesario darse cuenta de que el capitalismo salvaje, el liberalismo, no ha resuelto los problemas humanos sino que por el contrario los ha aumentado. Tampoco los ha resuelto el comunismo. Menos aún la religión. Como es una herramienta, la tecnología no es mas que una promesa que dependerá de quién la use.

No somos pocos los que, por experiencia, sabemos que la falacia del “mercado” y sus “leyes” únicas e inmutables han agotado sus posibilidades y han llegado a su “non plus ultra”. Por eso, si seguimos como hasta ahora, como los lemming, corremos el riesgo de caernos por el borde ya que a pesar de las promesas, el mercado ha crecido, ha enriquecido mucho más a unos pocos, y no ha derramado ni una gota.

Por el contrario, la riqueza se ha concentrado en menor cantidad de manos, y al ser producida a partir de la competencia salvaje individual ya no parece el mecanismo más eficiente para garantizar el bien común (ni siquiera el de la ley de la oferta y la demanda). Sus leyes y sicarios permiten que los más desprotegidos sean los que más caro pagan por servicios y bienes, a vista y paciencia de quienes se supone que deben protegerlos e igualarlos de acuerdo a ley. Un círculo vicioso de excluídos y excluyentes que como reacción nos es devuelto con la violencia del todos contra todos cotidiano.

Los principales opositores del liberalismo no son “comunistas”, bien por el contrario han estudiado en EEUU. Es el caso del sociologo español Manuel Castells y también del premio Novel de Economía JOSEPH E. STIGLITZ formado en el MIT, que son pioneros en la moderna economía de la información, que han desarrollando conceptos tales como “selección adversa”, “riesgo moral” y “asimetrías en la información” que actualmente son centrales en el neo-institucionalismo, que no podemos dejar de lado si deseamos DE VERDAD,- y no sólo para la galería-, que la sociedad en que vivamos sea digna para todos y que nuestra bandera cubra a todos por igual.

No parece razonable seguir debatiendo categorías que ya no significan nada. Es verdad que como ya ha sido dicho tantas veces en esta lista no debemos despreciar lo que hacen los otros por sí mismos y para su propia realidad e intereses (los EEUU o Europa o Asía).

Tal vez el aprendizaje que nos hace falta, en lugar de andar obscenos y envidiosos admirando y copiando modelos (cut and paste), es procurar que, como hacen muy bien ellos, deberíamos ser capaces de crear nuestros propios modelos, para nuestras propias realidades.

Que nuestra prioridad sea hacer mejor nuestro entorno y nuestra calidad de vida y no construir escenografías falsas que no cambian nuestra diversidad, origen y cultura.

Debemos resolver urgentemente los problemas de la Brecha Social y la pobreza por razones de eficacia y calidad de vida de todos.

Este es un tema que no admite banalidad ni ligereza. No debería ser tratado como un tema religioso o de ideología o mucho menos de generosidad personal. Por el contrario, estamos hablando de política y economía real, pues sólo lograremos seguridad, bienestar, salud y mejor medioambiente si lo hacemos en un SISTEMA ESPECIFICO A NUESTRA REALIDAD que respete la diversidad y nos integre a todos.

La sociedad de Información, el Gobierno Electrónico y las Tecnologías de Innovación y Convergencia sólo tienen sentido si logramos que sirvan para hacer que la patria sea nuestro hogar, el de TODOS por igual sin excluidos ni excluyentes . Donde hay tanta necesidad, no hay patria. La necesidad es un fuego donde se quema la bandera.

Por cuestiones de padres y madres también soy francés, no moriré en París como Vallejo, pero sé que no será en mi patria. Por eso, feliz 28 y tomen un pisquito en mi nombre !!!!

PS:

¡Bendita seas, patria de valientes, y que el porvenir te reserve horas más felices que las que forman tu presente! […] me has brindado hospitalario asilo en los días de la proscripción y del infortunio. Cumple a la gratitud del peregrino no olvidar nunca la fuente que apagó su sed, la palmera que le brindó frescor y sombra, y el dulce oasis donde vio abrirse un horizonte a su esperanza

Ricardo Palma Soriano [Perú, 1833-1919], El Cristo de la agonía

PIEDRA NEGRA SOBRE UNA PIEDRA BLANCA

Me moriré en París con aguacero,
un día del cual tengo ya el recuerdo.
Me moriré en París -y no me corro-
talvez un jueves, como es hoy de otoño.

Jueves será, porque hoy, jueves, que proso
estos versos, los húmeros me he puesto
a la mala y,
jamas como hoy, me he vuelto,
con todo mi camino, a verme solo.

César Vallejo ha muerto, le pegaban
todos sin que él les haga nada;
le daban duro con un palo y duro

también con una soga; son testigos
los días jueves y los huesos húmeros,
la soledad, la lluvia, los caminos…

César Vallejo

 

Anuncios

Un comentario sobre “Feliz 28, felices Fiestas Patrias 07

  1. Guillermo Ruiz, comenta:

    A propósito del tema, les remito el resumen de una Encuesta (que
    posiblemente ya vieron) y un comentario reciente, que sucedió en otra lista:

    “ENCUESTA
    Los peruanos se ven a sí mismos desleales, mentirosos y deshonestos. La
    autoestima y los valores de los peruanos están en crisis a juzgar por un
    sondeo en el que la población define a sus compatriotas como desleales,
    desconfiados, irresponsables, deshonestos y mentirosos.
    27 Jul 2007, 13:54 | Fuente: AFP
    La paradoja de este abrumador inventario, que desnuda las debilidades y
    las fortalezas de los peruanos, es que la mayoría dice estar orgullosa de
    ser peruanos.
    La mala percepción alcanza la cúspide cuando 9 de cada 10 encuestados
    (88%) afirma que no todos los peruanos son iguales ante la ley, según el
    sondeo de la Universidad de Lima efectuado a 516 personas en Lima y
    divulgado el lunes.
    La guinda del pastel es la puntualidad, una virtud que no figura entre las
    priodidades de los peruanos: un 85% dice ser impuntual en el mismo año en
    que el Gobierno lanzó una campaña para fomentar el respeto a la hora.
    El sondeo señala que un 76% admite no cumplir las leyes, otro 76%
    confiesa que los peruanos no son justos, un 73% señala que sus
    connacionales no dicen siempre la verdad y un 71% resalta la infidelidad
    con la pareja como otro ‘valor’.
    La deshonestidad (65%), la desconfianza (65%), la irresponsabilidad
    (66%), la falta de respeto (62%) y la deslealtad (57%) cierran la galería de
    valores que retrata a un país sumergido en una crisis y que se declara
    profundamente religioso (70%) y trabajador (81%)”.

    Concluyente. Aunque no necesitaba aplicarse esta Encuesta para saber la
    tragedia que nos denuncia; pero también es importante mirarse en el espejo
    para saber que hay que lavarse la cara (o la mente y la historia, en este
    caso). El problema de fondo es la Educación, pero no le echemos la culpa a
    los docentes de las aulas escolares, pues ellos son sólo la síntesis del
    problema y son parte de un sistema en crisis. La manera de ayudar a
    solucionarlo es una Educación en Actitudes (no en valores), la misma que
    tendría que ser aplicada por los medios (…?), los políticos (…?), los
    empresarios (…!), los ambulantes (…!), los policías (…!) y todos los
    agentes sociales, sin excepción.

    Negué los valores, porque éstos no son pedagogizables, no existe valor de
    entrada, en proceso ni de salida; el valor es una cualidad humana que
    existe o no. La actitud si es modulable y se logra a través de un proceso,
    siendo su consecuencia un valor o un talento.

    En nuestro Perú, es más urgente una Educación en Actitudes que una
    Educación Digital. O ésta siempre y cuando tenga un eje transversal en una
    Educación en Actitudes, de lo contrario, nuestros antivalores se
    extenderán a la zona digital.

    A propósito de este tema, les invito (reitero, si me dispensan su paciencia)
    a ver: http://www.tecnologia.com.pe/descripcion.php?id=2094&sec=17
    Y luego, si tienen un poco de tiempo:
    http://www.setinedic.edu.pe/articulos6.htm

    Sobre el tema de la Encuesta, me incluyo en la mayoría que dice estar
    orgullosa de ser peruanos, y me incluyo en quiénes desean y se esfuerzan
    porque seamos mejores.

    Y, en relación a “ideales y hombres”, es conveniente que superemos los
    rencores y las críticas destructivas, aunque sean sutiles. Es más
    importante agotar energías en construir un modelo propio y dejar en el
    archivo discursos ajenos como “la lucha de clases” o “el mercado lo regula
    todo”; ambos han traído más tragedias que bienestar.

    Dice bien José al recordarnos (lo hace con frecuencia) que necesitamos
    un modelo nuestro. Si alguién ha hecho algo positivo en este sentido es el
    CPAD; sin “panas ni vanaglorias”, diríamos allá por los 50 ó 60, los que
    ahora peinamos canas (o ya no peínamos).

    Varios de nosotros enseñan en las universidades y ofrecen conferencias
    en las que usan los términos: análisis de escenarios, gestión del cambio,
    adaptabilidad, complejidad, gobernabilidad, sistemas inteligentes y otros
    más. A ver, si podemos construir un Modelo Peruano de Desarrollo,
    dejando los complementos a la iniciativa de cada uno y de todos.

    Saludos, Guillermo Ruiz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s