¿Pertenecer? ¿A qué? o la segunda de pis y caca …

solitario.jpg

“Gran Hermano” ejercita la reivindicación pacata de la pasividad como virtud para la que hemos sido educados. Encarna esa negadora fantasía infantil de los tres monos que todos conservamos: si nos tapamos los ojos, los oídos o la boca lo que esté mal dejará de existir. Nos han mal enseñado que nadar siempre a favor, con la corriente, permite sobrevivir aunque sea castrado de esperanzas y porvenir.

Y sin embargo, la realidad, la verdadera de mi hija de tres años, nos cuestiona con sus muy reales e insistentes ¿por qué papá?.

“Por suerte los chicos tienen la mala costumbre de no pedir permiso para empezar a aprender” -decía hace como tres años, en Francia, una connotada pedagoga argentina – cuyo nombre no puedo recordar- que estudió con Piaget, “y eso ofende a los maestros y al temor al cambio” agregaba.

“Los chicos tienen derecho al juego, y se puede jugar con la palabra” dice el canta autor Luis Pescetti a quienes critican que use la palabra caca en sus canciones. ” Las relaciones de aprendizaje deben basarse en el mutuo respeto, pero no en la solemnidad y el culto (el culto al maestro, a lo que se aprende…); pues así implican relaciones de poder incuestionables, que no son recíprocas, ni simétricas.”

Ambos desde diversos orígenes plantean con énfasis la necesidad de ser innovadores en la educación de los niños y abandonar el “culto” al maestro y a la “escuela”. Es necesario cuestionar el culto al maestro y a lo que se aprende pues implican relaciones de poder incuestionables, que no son recíprocas, ni simétricas. Desarrollan esa cultura desconfiada y maledicente en que estamos sumidos, esta mala forma de coexistir faltandole el respeto a la diversidad y la realidad.

Es probable que nuestras conductas conformistas tengan su explicación en como hemos aprendido lo que sabemos. Los dos hablan de respeto por el niño y de saber escucharlo. Es que el rol del maestro debe cambiar. Debemos dejar de pretender que la nuestra, la del maestro, sea una fuente incuestionable de la que emana un saber que sólo cabe aceptar. Una enseñanza basada metaforicamente en los gritos desaforados del “sargento” que enseña a sus “comandos” a obedecer como reflejo, sin pensar ni cuestionar.

Por suerte la realidad es distinta. Con Internet y la wiki, cualquier niño tiene la posibilidad de obtener y probablemente manejar más información que cualquier adulto incluyendo a los maestros. Lo que difícilmente encuentre en la red es la experiencia para saber apropiarse de ella y construir valor local. Tampoco encontrará en la red los valores culturales y éticos locales, de pertenencia, que permitan aplicaciones reales que son los que puede y debe transmitir el maestro.

Ese es el gran aporte del maestro: enseñar a generar valor juntando informaciones diversas, guiando y promoviendo la innovación y el espíritu critico. Ningún crecimiento se logra con el control y la acumulación de datos de paporreta.

Si no educamos a nuestros niños en libertad, con esa orientación, seguiremos fabricando ciudadanos anómicos, sin cuestionamientos, en una sociedad cada vez mas degradada y sin valores, que los excluya.

Como podemos constatar en cualquier ciudad del mundo todo lo que excluyamos nos será devuelto tarde o temprano con violencia. Como la sociedad abandonada a su suerte, como en Gran Hermano, las listas serán desiertos donde los bizarros parecerán ser aquellos que participan o lideran o simplemente pretenden innovar. Serán el fiel reflejo de nuestros países sin destino ni horizonte, con un montón de ciudadanos sentados frente a la caja,nunca tam bien llamada “boba”, pidiendo pan y recibiendo sin chistar descarnado hueso.

Por eso el título que reivindica al niño que llevamos dentro, reflejado en uno de los personajes de Quino que disfrazado imaginariamente de Llanero Solitario gritaba su rebeldía en la escuela: ¡Pis y caca, el enmascarado no se rinde !!!

PS:

Tíscar apunta a un informe sobre los ‘usos reales de la Web 2.0′ publicado por un Dave White, profesor de la universidad de Oxford, con datos sobre el uso de herramientas de software social: delicious, Flickr, YouTube, etc. donde se muestran datos del uso de estos servicios (entre potenciales alumnos de los cursos online de la Universidad de Oxford). Aparte de la evidencia sobre la mayor presencia de estas prácticas entre los más jóvenes, es interesante la enorme penetración de servicios como la Wikipedia, los blogs, el messenger y YouTube.

Pero lo que me llama la atención es el mismo aspecto que se recoge en The Future of Communities, el porcentaje elevado del consumo pasivo entre las tecnologías analizadas. Otro post apunta a factores que afectan a la participación y la adopción del perfil del lurker.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s