Chiclayo y Zaña mi tierra

mis-im49.jpgCuenta mi padre que cuando la crecida de los ríos Motupe y La Leche se llevó las tierras, la casa de campo con teléfono en Calupe, los caballos de paso y las mulas de la familia en una de esas crecidas que crean lagunas llenas de peces, motivadas por lo que hoy llamamos “El Niño”, comenzó a declinar la fortuna de la familia. Don Manuel Soriano, mi abuelo paterno, murió cuatro años después en Miraflores(Lima) en casa de Don Ricardo Palma Soriano, el famoso escritor de Tradiciones Peruanas, que había muerto doce años antes.

De esa abuela paterna heredamos el gusto por la buena comida y el señorio.Como para cualquier peruano, la comida siempre ha formado parte importante de nuestro devenir familiar. Estas últimas generaciones sorianas, como mi hijo Tony se dedican a ello profesionalmente. Los otros como el día de Fiestas Patrias, sólo degustamos.

Julio,Cecilia en brazos de mi madre, mi padre, Javier y yo

la-primer-familia.jpgMe tocó nacer allí, en Lambayeque, en el norte del Perú, casi de casualidad. Para presentar a mi madre, que me llevaba en la panza, mi padre viajó desde Buenos Aires a la casa de la abuela Eloísa, que era Barco de apellido de soltera, la matriarca de la gran familia de mi padre formada de 14 hermanos, mis tíos. Después de su bendición me tocó nacer en “la Casa”con olor a sol, a canela, a clavo de olor chicha de jora y arroz con pato. Un maravilloso universo de amabilidad y bienestar. He pasado por el Perú varias veces, siempre me deja orgulloso, aunque siempre duele.


flia.gif Después regresamos a la Argentina, a la casa de mi otra abuela en Adrogué, donde mi padre, el “Caballero del Deporte” aún jugaba al fútbol y debía terminar exámenes de su carrera de agrónomo. Según cuenta organizó una huelga – que duró varias fechas – y junto a otros capitanes fundó la agremiación de jugadores de fútbol argentina.Muchos años después ya de regreso al Perú hizo la “Academia” que tenía su nombre y llevando expertos entrenadores desde el Sur, media selección campeona mundial uruguaya, a don Adolfo Pedernera y a don Carlitos Peucelle.

Mi padre siempre fué un ejemplo de vocación de servicio comunitario sin esperar nada a cambio. Llegó a tener 120 equipos y les pagaba estudios y comida. A muchos hasta la carrera universitaria. Hoy transita sus últimos años aquí a mi lado sin otro reconocimiento que la admiración de casi todos pero sin siquiera una mísera jubilación o protección de salud. A veces el Perú es ingrato.

papa.gifpapa3.gifgrafico2.gifpapa2.gifpppapa2.gifriver-44.gifnormal_con_el_abuelo.jpg

gallos.jpgsumatra_lima.jpgDe los veranos en Motupe y Chepén recuerdo mi caballito de paso, mis gallos de pelea, Fina Estampa y Poncho Negro, que mi tío Julio me llevó a Lima, mi familia desparramada y ausente. Maravilloso lugar mítico que atesoro en el recuerdo junto al olor de arroz con pato. A él regresé algunos veranos a comer King Kong y mirar los cañaverales. Esa dicha de mi infancia duró tan poco como la esperanza, cuando nos mudamos hasta la casa de Magdalena y luego la de la calle Santa Cruz frente al colegio Santa María en Miraflores.

4.jpgEn esta casa nueva que la última vez que la vi había sido convertida en un hotel, destacaba el espacio y el verde y las rosas de mi madre. En el barrio todavía no estaba el Alcázar y comíamos helados en el O Ke Bueno, mucho antes de conocer la heladería de la familia Saldarriaga y que el óvalo tuviera monumento. Del barrio recuerdo el olor a mar permanente, la huaca Juliana, la neblina, los gatos techeros, los árboles de mora y los pollitos del Pío Pío que supe degustar con una novia adolecente, una chica peliroja, “la colorada”, preciosa llena de pecas y chispeante del San Silvestre que se llamaba Elena.

mis-im57.jpgFué la misma abuela que en otras vacaciones siete años mas tarde me enseño a fumar cigarros Inka, a montar caballos de paso entre algarrobos y cañaverales, la misma que en nuestra casa de la avenida Santa Cruz, al final de su vida, ya lisiada, me enseño a cocinarle alguno de sus platos preferidos a los que la cocinera andina – decía – no acertaba a dar sazón norteña.

Fotos del viejo Chepén...Los primeros cronistas del siglo XVI mencionan que había dos pueblos de habla mochica, Cinto y Collique, ocupando la zona que hoy corresponde a Chiclayo. Se les distingue por su hospitalidad y también por su generosidad, ya que en 1585 donaron terrenos a los padres franciscanos para que fundaran un convento en el “comedio” (zona limítrofe libre) entre ambos poblados. Es poco lo que recuerdo salvo los olores de la tierra y los atardeceres en la casa de mi abuela. La gran familia y esa sonrisa amable que caracteriza mi gente. He regresado varias veces y como mi padre, que está a mi lado, sufro de saber que moriré ajeno en otra tierra.

En el idioma mochica, el vocablo chektayok o chiklayok equivalía a ‘comedio’ (algunos autores aseguran que chiklayok también significa ‘enramada’). Según el historiador Walter Sáenz, el convento franciscano construido en dicho “comedio” o “chiclayo” fue la piedra angular de la villa llamada poco después Santa María de Chiclayo, que unió los caseríos de Cinto y Collique.

Chiclayo no tuvo fundación formal. Fue creciendo gradualmente como “pueblo de Santa María, valle de Chiclayo, partido de Zaña”, hasta merecer derecho a cabildo. La fecha conmemorativa de la fundación de la ciudad, el 24 de octubre de 1585, es en verdad la fecha de fundación del convento franciscano.

Pocos años después, en el punto de cruce entre el antiguo camino costero y un transitado desvío hacia Cajamarca, un humilde tambo fue adquiriendo importancia como lugar de relevo de cabalgaduras y sede de obrajes. Se le llamaba simplemente sañap, que en mochica significa ‘cruce de caminos’. Luego devino una importante villa: Santiago de Miraflores de Zaña, fundada en 1563 en tiempos del virrey Diego López de Zúñiga.

Zaña fue el punto de reunión de una importante expedición aventurera dirigida por Álvaro de Mendaña, quien partiría desde la caleta de Chérrepe a explorar el Pacífico y la Polinesia en 1595, descubriendo el archipiélago de las Marquesas. Mendaña tuvo entre sus 318 expedicionarios a muchos hombres y mujeres nativos de Zaña, Chiclayo y Lambayeque.

La villa de Santiago de Miraflores de Zaña llegó a tener nada menos que 13 iglesias y conventos, todos de muy notable arquitectura, pero sufrió dos trágicos sucesos. En 1686, la villa fue atacada, saqueada y quemada por piratas ingleses y en 1720 un desborde del río arrasó con gran furia la ciudad. Aún pueden verse las huellas de la inundación en los templos de San Francisco, San Juan de Dios, Nuestra Señora de las Mercedes y San Agustín, siendo este último el mejor conservado.

Conocer la historia de nuestra región nos ayuda a apreciar mejor nuestro patrimonio cultural y a compartir con mayor entusiasmo sus valores con quienes nos visitan.

Anuncios

10 comentarios sobre “Chiclayo y Zaña mi tierra

  1. Soy el presidente del Club Cultural Deportivo Sport Soriano del Distrito y Capital de la Provincia de Lambayeque – Perú.
    En nombre de nuestra institución expresamos un afectuoso saludo y comunicamos que actualmente participamos en la Copa Perú Etapa Provincial; el 01 de julio hemos celebrado los 49 años de vida insitucional y nos aprestamos a trabajar para celebrar el próximo las bodas de oro del Soriano.

    Hace 08 años hemos perdido contacto con don José Soriano Barco, Presidente Vitalicion del único equipó en Perú que lleva su nombre y deseamos contactarnos con él para que conozca que al equipo que tanto quiere con un poco de esfuerzo estará en la etapa departamental en los próximos 15 días.-

    Mi celular es el 074 97 9542540
    Mi domicilio es calle Huáscar 762 Lambayeque y mi teléfono es 074 282775. donde en forma provisional funciona la sede institucional.

    Mucho agradeceremos comunicarnos a fin de hacer conocer la revista que el 28 de julio circulará a nombre del Club Soriano.

    Hasta pronto.

    Orlando Seclén Ico

  2. Don José, me gustaría ponerme en contacto con Usted. Me encantaría poder “traerlo” a un evento académico para el año 2009, y poder facilitarle una nueva visita a su tierra.

    soy de lo convencidos, que es gracias a Usted(y a todo un quipo, obviamente, pero principalmente Usted), que hoy cuento con una plataforma tenológica, después del éxito que significó la Red Científica Peruana.

    Por favor Don José, cnieton@gmail.com sería un verdadero honor tenerlo para el próximo año aquí en Lambayeque.

  3. Pingback: Anónimo
  4. Señor pdte. DEL CLUB SORIANO NO OLVIADR PARA ESTE AÑO CREAR UNA NUEVA CTA. DE AHORROS,PARA LA ISTITUCION QUE QUEREMOS TANTO LOS LAMBAYECANOS. DESDE MUCHOS RINCONES DEL PERU Y DE AFUERA ESTAN LLANOS DE COLABORAR CON EL CLUB,ESO AYUDARIA A TENER UN CONTROL PRESUPUESTAL EN CADA CAMPAÑA DE CADA AÑO. UN ABRAZO A LA DISTANCIA.

  5. Yo fui un acerrimo hincha de Don Jose tuve la oprtunidad de conocerlo; el conversar con él y escucharlo me dio a mi vida un sentido de superación de querer tu tierra y tu familia y amar el deporte, hoy soy Abogado y deportista y feliz y orgulloso de haberlo conocido y de escuchar sus historias;

  6. Hola tio José, espero me recuerdes, soy Martha hija de Jorge, hijo de tu hermano Julio; la última vez que te vi recuerdo que fuí con mi hermano a tu tienda de implementos deportivos y fajas, asi hayamos perdido todo contacto, mentalmente deseo que estes bien y te bendiga Dios.
    La hija de mi tia Mimi, Jessica ya es abuela, te cuento.
    Cuidate.

  7. hola tio jose,te saluda martha soriano b,la hija de jorge,hijo de tu hermano julio, me da mucha alegria mescla de nostalgia,al recordar la primera vez, que te conoci era estudiante y con uniforme ,te fui a conocer ,no se si recuerdas,que fui con una amigme encantaba escycharte hablar de musica clasica,de tus abuelos, del arbol genealogico de los soriano barco y me enseñaste las fots familiares,de los barco con unos bigotes como yo los veia en mis libros de estudiante,por aquellos años hermosos ,que tenia a mi padre junto a mi, y la vida era hermosa sin preoccupaciones de adultos,,hoy le pido a dios te bendiga ,y te conserve con bien .seria hermoso poder comunicarme con la familia,te cuento que tengo un hijo que ama y adora el deporte ,el futbol.es un adolecente de 14 años de 1.78 el futbol lo lleva en la sangre,los genes, por ello agradesco a dios ,de todo corazon te envio mi cariño ,ojala podamos comunicarnos,soy de la policia nacional del peru y estoy trabajando en el edificio que trabajo mi tio roberto,hijo de tu hermano manuel ,un beso muchas bendiciones a ti y la familia.

  8. Hola de nuevo tio Jose y familia tambien soy nieta de Don Julio Soriano Barco hija de jorge soriano y me alegra muchisisismo haber leido un poco de la historia que me parece muy interesante mi papa nacio en lambayeque tambien conoci chiclayo muchas veces viaje naci en lima pero quiero esa maravillosa tierra de la cual empezo la historia….bueno familia muchos saludos y que Dios los bendiga siempre

  9. Pues la verdad tus animales m gustan como si estubiera biendo a mi ma los gallos m gusta pero como pelearlos si t tardas un año o más o menos y en unos segundos perderlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s