¿Cual es la principal característica necesaria para triunfar en el mundo empresarial? Una pista: no es la inteligencia

 

por Sergio Montoro Ten, (http://www.versioncero.com/articulo/494/incompetencia-calculada)

 

Hace unos días cenaba con una amiga quien me decía: “me he dado cuenta de que para subir en una empresa (de informática) no hace falta ser muy inteligente”. Podría ser que los directivos tienden a parecer más incompetentes de lo que son en realidad debido al Principio de Peter. Pero, bien, volviendo a la proposición inicial, si no es inteligencia lo necesario entonces ¿qué es?


La Regla Nº1 de la consultoría

A lo largo de los años he visto unos cuantos consultores (torpes) alardear públicamente de sus éxitos y de los problemas que han resuelto. En cuanto me encuentro con uno de estos individuos que van de proyecto en proyecto cual elefante en cacharrería, sé de inmediato que no llegará muy alto en la profesión.

Esto es debido a la Regla Nº1 de la consultoría:

El consultor jamás resuelve ningún problema

En español se emplea a menudo la palabra “problema”. Los anglosajones lo hacen con menos frecuencia pues para ellos “problema” tiene una connotación más seria que para los hispanohablantes.
La justificación para la regla nº 1 de la consultoría es la siguiente: en la cultura gerencial la forma más eficaz de perder un ascenso (o incluso el puesto) es reconocer que algunos problemas superan la capacidad del departamento para hacerles frente.
Para que el consultor resuelva un problema es preciso reconocer primero que dicho problema existe, pero esto es precisamente lo que el cliente no puede asumir públicamente.

Existen muchas evidencias de la Regla Nº1, empezando porque bastantes de los más afamados gurús del management nunca han sido ejecutivos de una gran empresa en toda su vida. El gurú es, sencillamente, un espécimen diferente del gerente y del emprendedor.

La ocultación de problemas no sucede sólo en informática. Se podría suponer que las cualidades más importante de un militar que trabaja como boina verde son la instrucción o el coraje. Pero no, la cualidad más importante de un boina verde es la discrección: su misión no existe, ni ha existido nunca.

Algunos consultores tratan de quitar un poco de hierro al asunto añadiendo adjetivos como “problema técnico”, como si los problemas técnicos fuesen algo inherentemente de fácil resolución. Pero esto sólo es un futil intento de desviar la atención.

El problema de fingir que los problemas no existen, es que, en ocasiones, algunas personas llegan a creer que efectivamente así es. Cuando las dificultades son tan perentorias que salen todas de golpe a la luz y paralizan el proyecto, ya es normalmente demasiado tarde para atajarlas.

En relación con esta tendencia a ignorar los problemas, uno de los paradigmas que me parece especialmente peligroso es el de la Inteligencia Emocional Siento un profundo respeto por la ideas de Salowey y Mayer, y ciertamente algunas personas hábiles carecen de inteligencia emocional. Pero muchos gerentes incompetentes que se han leído un libro y no se han enterado de nada tienen tendencia a pensar que las personas que luchan con afán desmedido y hasta hacen ruido con una cacerola para que un proyecto salga adelante es simplemente porque están desequilibrados y carecen de inteligencia emocional. En este sentido, la inteligencia emocional ha allanado el camino a muchos hombres del traje gris, que nunca gritan, ni escriben e-mails subidos de tono ni hacen nada de nada.

Corolario de la regla Nº1

Hay un chiste que dice que un hombre llega a un kiosko y pide La Razón, y el kioskero se la da y el cliente le paga un euro, demostrando que La Razón es de quien la paga y no de quien la tiene.

Dudo que nadie que tenga una excesiva necesidad de reconocimiento público pueda ser un buen consultor, porque en parte, la consultoría es un arte de ayudar a otro a ponerse las medallas.

El mérito se lo atribuye siempre el cliente

El consultor astuto nunca dice que él hizo algo, dice que ayudó al cliente a hacer algo.

Tolerancia al fracaso

Para las personas orientadas al logro, una de las cosas más difíciles en esta vida es saber cuando dejarlo estar. Esto es un mal asunto en una profesión con un índice tal alto de proyectos fracasados o cancelados como es la informática.

Las personas que no soporten la idea de fracasar mejor que dejen la informática y se dediquen a otra cosa

Manejar el fracaso incluye prepararse para afrontarlo reuniendo pruebas de que su causa siempre fue sobrevenida y ajena a nosotros mismos. La preparación previa, clave para cualquier misión, se aplica también a prepararse para el fracaso.

Probablemente, la mejor terapia contra el fracaso es el humor. Si determinadas personas no se tomasen su trabajo tan exageradamente en serio, seguramente muchas cosas irían mejor o, al menos, los miembros del equipo vivirían menos angustiados, que no es poco.

Alineamiento con la cadena de mando

De todas las ideas recogidas por Maquiavelo El Principe mi favorita es la del subordinado servicial que es en realidad un conspirador. Existe un dilema en las relaciones jerárquicas

O estás con tu jefe o contra él, pero nunca en algún lugar intermedio

Esto es porque básicamente hay dos formas de ascender (sin cambiarse de empresa) bien tu jefe asciende y tu ocupas su puesto (u otro bajo su protección), bien le despiden y te quedas con su silla.

Una buena forma de enojar al jefe (o al cliente) es saltarse el conducto reglamentario de comunicación. No es poco frecuente encontrar personas que intentan puentear a su inmediato superior y pedir el arbitraje de un alto directivo. Esto casi nunca es una buena idea, porque aunque el árbitro escogido llegue a la conclusión de que la reclamación es legítima probablemente no pueda tomar partido en favor el subordinado contra el mando intermedio porque esto le causaría largo plazo problemas aún peores con su staff.

Conclusiones

Resumiendo podemos enumerar los rasgos del trepa no inteligente como:

• Los problemas no existen, siempre se está mejorando algo.
• El mérito pertenece a la persona que lo paga.
• El fracaso es una de las opciones posibles del plan.
• Las horas de lápiz y papel son tan importantes como las reuniones y las comidas de negocio.
• Dios guarda de los amigos, de los enemigos se guarda uno mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s